¿Es verdad todo lo que pienso?

0
661

¿Es verdad todo lo que pienso?

En cuántas ocasiones se han venido a nuestra cabeza frases y pensamientos del tipo por ejemplo:

  • “Todo me sale mal”
  • “Siempre me pasa a mi”
  • “Qué mala suerte tengo”
  • «Nunca lo conseguiré”
  • ”Nada se me da bien”
  • ”No voy a ser capaz”
  • “Nada sale como quiero”
  • “Debo hacerlo todo bien”
  • ”Si no es perfecto no está bien hecho”

Pues bien, es hora de conocer que este tipo de enunciados que tan frecuentemente están presentes en nuestra mente no son reales. Y su única utilidad es hacernos sentir mal.

Este tipo de pensamientos de dónde viene, saber su procedencia nos ayudará a darle salida de nuestra mente, para que nunca más vuelvan a molestarnos. No ayudan a nada y entorpecen nuestras decisiones y actuaciones.

Para saber de dónde vienen piensa en qué te decían los adultos que te rodeaban de cuando eras pequeño. Un padre, una madre, un abuelo o un profesor. Quizá no recuerdes, pero casi seguro que te lo repitieron tantas veces, que lo aprendiste e interiorizaste como si fuesen tuyos. Ahora forman parte de ti y ya es hora de que los apartes de tu lado.

Desde la Psicología, a los pensamientos y creencias de este tipo se las denomina creencias irracionales. Y tienen una serie de características, entre las cuales se encuentran las que se enuncian a continuación.

Características pensamientos inadecuados. ¿Es verdad todo lo que pienso?

  • En primer lugar son falsas por estar distorsionadas
  • Además son exageradas, y a menudo, tremendistas y catastrofistas
  • Son inútiles ya que no ayudan a resolver problemas, sino que más bien dificultan este proceso
  • Producen malestar y sufrimiento al individuo
  • Incapacitan a la persona a actuar, paralizan
  • No son ideas nuestras ni pensamientos
  • Son irracionales, no se deben a ninguna razón 

Como se observa, a simple vista no parece que este tipo de ideas tenga ventaja alguna. Pero entonces ¿por qué aparecen?. La respuesta es que las creencias y pensamientos irracionales son automáticos. Y como consecuencia aparecen de un instante a otro. Sin que el individuo a penas sea consciente de su surgimiento. Instalándose con frecuencia de forma consistente. Haciendo que el sujeto llegue a considerar como realmente verdadera esa premisa.

Nuestro labor como adultos, es tomar consciencia de ellas, cuáles están presentes en nuestro día a día y deshacernos de ellas para que nunca más nos vuelvan a molestar.

¿Es verdad todo lo que pienso?

Elisa Vaca y Aida Mañero Ocarranza

Psicólogas Sanitarias

Consigue lo que quieres, ley de la atracción

Tratamiento secuelas psicológicas Covid