Psicología familiar Psicología en Familia 917 599 084 TERAPIA DE FAMILIA Ayudamos a superar las dificultades y a vivir de manera más feliz Más información TERAPIA DE ADULTOS Y PAREJAS Expertos en evaluación y diagnóstico, sabiendo el por qué y la causa 917 599 084 Más información Psicología infantil PSICOLOGÍA INFANTIL Tratamiento de dificultades de aprendizaje, emocionales y sociales Más información 917 599 084

Autoras

Llámanos o envía un mail

Dislexia Tratamiento

Dislexia evaluación, tratamiento y diagnóstico en Madrid
La dislexia es un trastorno de gran prevalencia multicausal cuyo tratamiento de manera tradicional se ha abordado desde diferentes perspectivas. Como son las reeducación de los aprendizajes, las terapias perceptivas, terapias auditivas y neurofeedback.

Las últimas investigaciones neurológicas, dicen que las terapias visuales y auditivas no son de ayuda pues son una consecuencia y no la causa del origen de la dislexia. Desde la Asociación Americana de pediatría no se recomiendan estos tratamientos.

Cómo es el tratamiento de dislexia en nuestro centro

En nuestro centro la dislexia y su tratamiento se realizan en función de las últimas investigaciones en este área, lo que hace que el resultado sea eficaz y en dos años escolares en la mayoría de los casos se corrija.

Su definición más general hace referencia a la dificultad para el aprendizaje de
la lectura. Esta dificultad se debe a alteraciones cognitivas, cuya afectación más significativa se produce en la etapa escolar.

Según el DSM-IV-TR (el término “dislexia” no aparece como tal, sino que se
codifica como “trastorno de lectura”).

Los criterios diagnósticos que determinan el diagnóstico de dislexia y su tratamiento necesario, vendrían a ser:

  1. El rendimiento en lectura, medido mediante pruebas de precisión o comprensión normalizadas y administradas individualmente, se sitúa sustancialmente por debajo de lo esperado dada la edad cronológica del sujeto, su cociente intelectual y la escolaridad propia de su edad.
  2. La alteración del criterio A interfiere significativamente el rendimiento académico o las actividades de la
    vida cotidiana que exigen habilidades para la lectura.
  3. Si existe un déficit sensorial, las dificultades para la lectura exceden de las habitualmente asociadas a él.
    Esta patología puede ser abordada desde diferentes perspectivas. Pero no siempre terminan de funcionar y se siguen mostrando las dificultades. Esto es debido a que parte del temporal no está lo suficientemente activo como para  el aprendizaje.

En la dislexia a nivel cerebral hay ciertas áreas que tienen un funcionamiento por de bajo de lo que deberían. Ciertas conexiones neuronales no se corresponden a las de un sujeto sin esta dificultad. Dos de las áreas más afectadas son el parietal y temporal, en los que se encuentra el bucle fonológico, encargado de la aplicación de las RCGF, alterado en los sujetos con dificultades en la lectura.

El diagnóstico lo realizamos tras una evaluación neuropsicológica realizada por psicólogos, donde el niño realiza una serie de ejercicios de papel y lápiz, dibujos o rimas.

Con el neurofeedback se detecta la alteración en el área concreta, según el sujeto, ya que no todos los sujetos presentan el mismo perfil de dificultad de dislexia, algo importante en su tratamiento y con ello se puede entrenar en el aumento de las ondas cerebrales que favorecen el aprendizaje. En ocasiones recomendamos a los padres el uso del mismo en el tratamiento de la dislexia.

El neurofeedback es una herramienta que facilita el aprendizaje y mejora la optimización de la dislexia y su tratamiento, debe de complementarse con la reeducación de las causas de la misma la cuál dependerá de cada sujeto.

Lo primero es evaluar al niño y establecer un diagnóstico con una evaluación neurospsicológica.

Los signos que nos indicarían que puede ser necesario un tratamiento en dislexia serían:

  • Escribe en espejo
  • Cambia e invierte números y letras
  • Comete errores al leer que no se corrigen con el tiempo
  • Comete muchas faltas de ortografía
  • Su grafía no es buena, y es demasiado grande
  • Silabea al leer
  • Lee muy despacio
  • Se inventa palabras al leer
  • Confunde letras al leer
  • Comete muchas faltas de ortografía
  • No comprende lo que lee

Y recuerda que el tiempo es nuestro aliado, dada la gran plasticidad neuronal que
presenta el cerebro infantil

× ¿Cómo podemos ayudarte? WhatsApp