Ejercicios para mejorar la memoria

Las tareas de memoria para niños están destinadas a mejorar y desarrollar su capacidad de retención. Mediante actividades lúdicas y juegos. Adaptadas todas ellas a la edad del sujeto en cuestión.

Además de estas tareas propiamente dichas, desde el entorno familiar y escolar es importante tener en cuenta lo siguiente. Ciertos aspectos que favorecerán capacidades como esta, entre otros:

  • En primer lugar establecer un orden en las actividades diarias. De forma que se conviertan en rutinas.
  • Además dejar que sea el propio niño quién responda cuándo se le pregunte. O quién vaya a buscar lo que se le pida o necesite. No hacerlo por él.
  • Por último asociar el fortalecimiento y la potenciación de la memoria. Con juegos y actividades placenteras para el niño.

Para el trabajo de la memoria, en primer lugar es necesario definir sobre qué tipo de memoria se quiere intervenir. Dado que existen varios.

Así, dos de los más empleados por los más pequeños en su día a día y en el entorno escolar son la memoria de tipo visual y la memoria auditiva.

Con esto, algunos ejercicios para estimular la memoria son:

Ejercicios para mejorar la memoria

  • Memoria visual:
    • En primer lugar esconder objetos. Por ejemplo colocar varios objetos durante un tiempo establecido encima de una mesa por ejemplo. Y después esconderlos delante del propio niño. Para que éste los tenga que encontrar en un tiempo límite.
    • Por otro lado juegos tipo memory. Para descubrir parejas u objetos previamente presentadas boca arriba.
    • Además presentar un dibujo, inicialmente sencillo. Durante un tiempo y después retirarlo para que el niño lo reproduzca lo más parecido posible.
    • Por último dirigir el recorrido ellos mismos de casa al colegio o a la inversa.
  • Memoria auditiva:
    • En primer lugar juegos con trabalenguas en los que los niños tengan que repetir una parte del mismo.
    • Juegos con canciones en los que por ejemplo el adulto verbalice la primera frase y el niño tenga que continuar la estrofa.
    • Juegos con cuentos; las posibilidades son varias, por ejemplo que el niño cuente el final o que ante una equivocación intencionada sea él mismo el que la corrija.
    • Repetición de palabras o frases.
    • Juguetes con sonidos (de animales, por ejemplo) en los que el niño deba recrear posteriormente el sonido para establecer la asociación.

Aida Mañero Ocarranza

Psicóloga Sanitaria

Puedes leer otro artículo en: http://psicologoinfantil.es/psicologo-programa-ejercicios-estrategias-mejorar-atencion/

Artículo anteriorAgresividad infantil
Artículo siguienteQué es el autocontrol
Psicólogo Infantil - Vaca Orgaz
Somos un centro de larga trayectoria profesional y amplia experiencia como psicólogo infantil en Madrid, expertos en niños y adolescentes. Más de 900 evaluaciones y diagnósticos con los text más punteros como el WISC-V, el SENA o el AULA NESPLORA. Hemos ayudado a cientos de familias dando pautas y ayudando a niños. Tanto en sus dificultades de aprendizaje, emocionales como sociales. La eficacia de nuestras sesiones con resultados desde el primer mes.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí