Agresividad infantil

La agresividad infantil es uno de los problemas que más afectan a padres y profesores. Se habla de agresividad cuando se provoca daño a una persona u objeto físico. Esta conducta es intencionada.

Es importante intentar ponerle solución cuanto antes. Ya que un comportamiento agresivo en la infancia no tratado tiene más probabilidades de derivar en fracaso escolar. Y conducta antisocial en la adolescencia y la edad adulta.

Este comportamiento hace más difíciles las relaciones sociales que establecen los niños a lo largo de su vida. Lo que constituye una mayor dificultad para su adecuada integración en cualquier contexto. El objetivo que tendremos como psicólogos en este caso es corregir este comportamiento. E instaurar un estilo de conducta asertivo.

Tipos de agresividad

La conducta agresiva puede ser:

  • En primer lugar directa. Como patadas, insultos o empujones
  • También indirecta. Cuando el niño agrede contra objetos de la persona que ha sido el origen del conflicto.

El denominador común en ambas es que el niño causa un estímulo que resulta dañino. Y del cuál la víctima escapará, evitará o se quejará.

Uno de los factores que más influencia ejerce en la conducta del niño es el factor sociocultural. Es decir, lo que el niño aprende en su contexto más cercano como es la familia.

Además, también influyen factores orgánicos como puede ser cambios hormonales, determinados mecanismos cerebrales o determinados problemas de salud.

Por último, otro factor influyente en la conducta agresiva del niño es el déficit en habilidades sociales para afrontar las situaciones que nos resultan frustrantes. No tiene esas estrategias y lo único que sabe es ser agresivo para solucionar sus conflictos y situaciones difíciles.

En resumen, para tratar este problema, lo más común es utilizar el método de la extinción. Es decir, eliminar los reforzadores que estaban manteniendo esas conductas agresivas del niño. Cunado esas conductas ya no tengan éxito, el niño dejará de hacerlas.

Lucía Ongil

Psicóloga

Lee otro artículo en: http://psicologoinfantil.es/psicologo-manejo-ira-inteligencia-emocional/

Artículo anteriorCómo cambiar lo que pienso
Artículo siguienteEjercicios para mejorar la memoria
Somos un centro de larga trayectoria profesional y amplia experiencia como psicólogo infantil en Madrid, expertos en niños y adolescentes. Más de 900 evaluaciones y diagnósticos con los text más punteros como el WISC-V, el SENA o el AULA NESPLORA. Hemos ayudado a cientos de familias dando pautas y ayudando a niños. Tanto en sus dificultades de aprendizaje, emocionales como sociales. La eficacia de nuestras sesiones con resultados desde el primer mes.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here