Tratamiento estrés post-traumático

0
104

Tratamiento estrés post-traumático

Tratamiento del TEPT en menores y adultos. Parte 1

El Instituto Nacional de Excelencia para la Salud y Cuidados (NICE), ha puesto en disposición de los profesionales de la Salud: una guía. Sobre el Trastorno de Estrés Postraumático (TEPT). Esta guía, también se dirige a personas que padecen este trastorno y a sus familiares.

El TEPT, se encuadra dentro de los Trastornos relacionados con el Trauma, junto con el Trastorno por Estrés Agudo. Según el DSM-5 (APA, 2013), la experiencia traumática debe de implicar exposición a muerte real o peligro de muerte. O también, violencia sexual o lesiones graves. Siendo esta exposición directa. O siendo testigo del acontecimiento mientras lo experimentan otras personas. O, sabiendo que es algo que le ha acontecido a alguien muy cercano. U vivenciar repetidamente detalles aversivos del suceso. Las alteraciones que se van a describir a continuación, han de prolongarse durante más de un mes. El tratamiento del estrés post-traumático dependerá de la sintomatología.

Deben de estar presentes uno o más de estos síntomas que están asociados al evento doloroso:

  • Reacciones disociativas. Como flashbacks. En el caso de los pequeños, durante el juego, podrán reescenificar el evento traumático.
  • Sueños frecuentes desagradables relacionados con el suceso. En el caso de los niños, podríamos encontrarnos con sueños terroríficos con un contenido no reconocible.
  • Malestar psicológico de gran intensidad ante la exposición de estimulación interna. O externa que recuerdan el suceso.
  • Recuerdos recurrentes, no voluntarios e intrusivos que generan malestar. En el caso de los niños de 6 años, puede observarse en juegos donde se muestran aspectos del evento. Pero además, se dan de manera repetitiva durante el juego.

Junto a estos criterios, destacar la evitación persistente de estímulos asociados al evento traumático. Y también, la presencia de alteraciones en el sueño. Así como la concentración, sobresaltos, vigilancia excesiva o irritabilidad. Alteraciones en cogniciones, como es el caso de indiferencia, incapacidad para experimentar emociones positivas. O reencias sobre uno mismo negativas.

Información obtenida de:

American Psychiatric Association (APA). (2013). Guía de consulta de los criterios diagnósticos del DSM-5.

Miriam Benavides

Lee otro artículo en: http://psicologoinfantil.es/como-prevenir-el-estres-2/

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí