Ritmo de vida: Tensión y malestar

En la entrada anterior, se comentaba que la presión, la inquietud y el desasosiego que pueden aparecer ante determinadas situaciones: Pero en el riitmo de vida aparecen la tensión y malestar.

“estaba muy relacionada con la percepción que cada uno de nosotros tenemos de una situación concreta”

Pero también, esa respuesta de malestar y tensión en el ritmo de vida se debe:

  • A la cantidad de recursos de los que disponemos para hacerla frente.
  • Del control que cada uno sentimos tener.
  • De la superación o no de las experiencias anteriores similares. Los resultados que hemos obtenido a la hora de poner solución a las mismas.

Ante situaciones para las cuales no disponemos de recursos adaptativos para enfrentarnos a ellas. Ante situaciones que podrían definirse como escasamente amenazantes, pero que generan tanta perturbación, se requeriría de un tratamiento específico y adecuado a cada caso. Ya que este ritmo de vida genera malestar y tensión. De tal manera que podamos aumentar la calidad de vida de cada paciente. Que pueda tener un mayor control sobre cualquier dificultad que pueda darse.

Para ello, hay que tener en cuenta qué sintomatología característica presenta. Y también, en qué sistema de respuesta se manifiesta en mayor o menor medida:

Sistema cognitivo (pensamientos o imágenes):

  • Disminución del rendimiento de los diferentes procesos cognitivos.
  • Pensamientos poco racionales.
  • Sentimientos de culpabilidad,…

Sistema motor (actuaciones, comportamientos):

  • Morderse las uñas.
  • Comer, beber o fumar en exceso.
  • Postergación.
  • Mala gestión del tiempo.
  • Insultos,…

Sistema fisiológico (sensaciones físicas).

  • Insomnio.
  • Fatiga.
  • Dolores de espalda, de pecho o de cabeza.
  • Sudoración.
  • Diarrea.
  • Reacciones cutáneas,…

Las respuestas físicas, los pensamientos y los comportamientos junto a los diferentes estados emocionales, están interrelacionados. Por eso es muy importante tener en cuenta, a parte de este triple sistema de respuesta, el cómo nos sentimos. Estos están en la base de la tensión y malestar en el ritmo de vida. El cómo se encuentra nuestro estado emocional: “me siento asustado, me siento frustrado, nervioso, triste, irritable”,…

En función del carácter cognitivo, motor y/o fisiológico de las respuestas, el abordaje será diferente. Si las respuestas se dan en dos o más sistemas, habrá que trabajar combinando técnicas o procedimientos específicos de cada uno.

Por lo tanto, intervendríamos con técnicas para mejorar el comportamiento de la persona, si el sistema predominante es el motor. Procedimientos de desactivación fisiológica, en el caso de respuestas a nivel fisiológico. Y, técnicas de carácter cognitivo en el caso de que prevalezca el sistema de respuesta cognitivo. 

Algunas técnicas de trabajo para que la persona pueda afrontar cualquier situación de manera más ajustada, se enumeran a continuación:

Biofeedback, entrenamiento en el control respiratorio, relajación muscular, autoinstrucciones, parada de pensamiento, reestructuración cognitiva, administración del tiempo, comportamiento asertivo,…

Miriam Benavides

Psicóloga Sanitaria

Lee otro artículo en: http://psicologoinfantil.es/psicologo-tratamiento-estres/

Artículo anteriorTratamiento del TEPT
Artículo siguienteCómo son los niños altamente sensibles PAS
Psicólogo Infantil - Vaca Orgaz
Somos un centro de larga trayectoria profesional y amplia experiencia como psicólogo infantil en Madrid, expertos en niños y adolescentes. Más de 900 evaluaciones y diagnósticos con los text más punteros como el WISC-V, el SENA o el AULA NESPLORA. Hemos ayudado a cientos de familias dando pautas y ayudando a niños. Tanto en sus dificultades de aprendizaje, emocionales como sociales. La eficacia de nuestras sesiones con resultados desde el primer mes.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí