Parte I- Enuresis infantil

La enuresis o incontinencia urinaria infantil consiste es la emisión involuntaria de la micción.

Puede aparecer varias veces en el día y surgir tanto en la noche. En los momentos de estar en la cama, como en otros momentos del día. Esta incontinencia puede tener episodios o periodos en los que las pérdidas urinarias llegan a ser más abundantes. O más reiteradas en comparación con otros momentos de la historia del niño.

A nivel evolutivo, en el primer año de vida se produce una disminución progresiva del número de micciones. Entre los 3 y los 5 años, el niño ya llega a ser capaz de controlar voluntariamente sus esfínteres. Teniendo control para poder iniciar, interrumpir o aguantar la micción en cualquier momento. Y con ello, manteniendo este control también en el momento de la noche.

Esta respuesta fisiológica involuntaria suelen sufrirla más los niños que las niñas por su falta de maduración vesical. A partir de los cincos años y con mayor frecuencia de aparición en la noche.

Según la Asociación Española de Pediatría, la incidencia de este trastorno va disminuyendo a medida que el niño va creciendo y madurando. Estimando que afecta al 16% de los niños de 5 años, a un 10% a los de 6 años y a un 7,5% a los niños de 10 años.

Los criterios diagnósticos según el DSM-V para poder consideran la presencia de enuresis son los siguientes. Superar los 5 años, no presentar defectos congénitos adquiridos de tracto urinario y una micción involuntaria. Esta incontinencia debe aparecer más de 2 veces en semana. Durante más de 6 meses consecutivos.

La enuresis se puede diferenciarse en dos tipos:

  • Primaria. Comienza desde el nacimiento, donde el niño todavía no ha aprendido a controlar los esfínteres. No identificando las señales físicas (vejiga llena) y presentando incontinencia de la micción.
  • Secundaria. Ocurre cuando el niño ha sido capaz controlar los esfínteres durante un periodo de tiempo. Pero que posteriormente vuelve a presentar incontinencia. Es un periodo donde el infante sufre una recaída. Esta puede surgir de manera puntual. O por el contrario, puede establecerse de nuevo la pérdida de control de los esfínteres. Considerándose clínicamente significativa cuando supera los seis meses desde su comienzo. Este tipo de enuresis suele reaparecer principalmente por factores contextuales y emocionales que puedan estar afectando al adecuado estado del niño.

La enuresis, también se puede diferenciar según su aparición:

  • Enuresis diurna. Cuando solo se producen la incontinencia durante el día.
  • Enuresis nocturna. Esta se produce por la noche. En el momento de estar en la cama donde el niño se encuentra profundamente dormido y no despierta cuando su vejiga se encuentra llena. No identificado esta sensación y derivando en la liberación de la orina.
  • Enuresis mixta. Ocurre tanto en momentos del día como en momentos de la noche.

Referencia:

Manejo y Diagnóstico Terapéutico de la Enuresis Infantil. Sociedad Española de Pediatría Extrahospitalaria y Atención Primaria.  www.sepeap.org

Rocío Delgado

Psicóloga Sanitaria

Artículo anteriorLa importancia de respirar por la nariz
Artículo siguienteEstrategias para comer menos cantidad
Psicólogo Infantil - Vaca Orgaz
Somos un centro de larga trayectoria profesional y amplia experiencia como psicólogo infantil en Madrid, expertos en niños y adolescentes. Más de 900 evaluaciones y diagnósticos con los text más punteros como el WISC-V, el SENA o el AULA NESPLORA. Hemos ayudado a cientos de familias dando pautas y ayudando a niños. Tanto en sus dificultades de aprendizaje, emocionales como sociales. La eficacia de nuestras sesiones con resultados desde el primer mes.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí