Parte II – Motivación y claves para conseguir objetivos

 Para muchas personas, septiembre es un mes cargado de buenos propósitos y de cambios. Es un momento perfecto para poder plantear nuevos objetivos para el curso. Mantener aquellos que queden pendientes por cumplir. Y tachar aquellos que se han superado con éxito. Es aconsejable dedicarse un rato, reflexionar sobre la actitud o la motivación con la que se ha llevado a cabo todo lo propuesto. E intentar cambiar aquello que no ha funcionado.

 Estas son algunas de las claves para mejorarla motivación, la planificación y el rendimiento, para poder avanzar en el camino hacia los objetivos:

  • Piensa en positivo. Es muy importante centrarse en aquellos objetivos que ya se han conseguido. Además de tener una actitud positiva ante el camino. Debido a que si sólo uno se centra en aquello que no se ha logrado, influirá en el proceso. Y aparecerán sentimientos y pensamientos de incapacidad e ineficacia.
  • Proponte metas claras y alcanzables. Para poder establecer una buena motivación, es recomendable establecer objetivos pequeños. Que den lugar al objetivo final y que poco a poco reflejen el progreso. Esto ayuda a incentivar la conducta. Pero erróneamente, en muchos casos, se proponen objetivos ambiciosos y a corto plazo. Los cuales no terminan siendo alcanzados,  precipitando  pensamientos de incapacidad y  de fracaso. 
  • Equilibra tu día. Para poder incentivar la motivación, es recomendable tener una actividad diaria que motive y haga sentir bien. Para que así, resulte más sencillo y ayude a tener una mayor fortaleza psicológica. Para realizar aquello que resulta más costoso. Si sólo se lleva a cabo aquello que es más tedioso, se terminará el día con sentimientos de insatisfacción personal. Como estrés y agotamiento emocional, dando lugar a un menor rendimiento y a resultados menos eficientes.
  • Se consciente de tus progresos. Para ser consciente de los avances, es aconsejable ir haciendo un balance semanal o mensual de los objetivos superados o cumplidos. Resulta eficaz escribir en una libreta o pizarra aquello que se ha ido superando, para hacerlo visible y externalizarlo. 
  • Establece recompensas. Los premios o refuerzos ayudan a motivar el camino hacia la meta. Para ello, es recomendable realizar una la lista de objetivos, añadiendo pequeñas recompensas a corto y largo plazo por ir superando escalones hacia la meta. 
  • Pon fecha para aquello que quieras conseguir. Esto ayuda a tener más conciencia del tiempo y facilita una mejor planificación para poder llegar a conseguirlo. Además, estimula el rendimiento y la exigencia de uno mismo.
  • Aceptación de las cosas que no salen como se esperaban. Cuando uno se encuentra muy motivado y se propone los objetivos a los que quiere llegar, es importante contemplar la posibilidad de que alguno no pueda conseguirse, que puedan desamorarse en el tiempo o que incluso que ninguno llegue a lograrse. Ante esta situación, si ha planteado desde el inicio una visión realista en el que se estimen posibles dificultades, la motivación se verá menos deteriorada y resultará más fácil volver a comenzar, sin sentir que todos los esfuerzos han quedado en el intento.

Rocío Delgado

Psicóloga Sanitaria

Artículo anteriorPsicología infantil: Cómo puede aprender más rápido
Artículo siguientePsicología infantil: La importancia de la lectura
Psicólogo Infantil - Vaca Orgaz
Somos un centro de larga trayectoria profesional y amplia experiencia como psicólogo infantil en Madrid, expertos en niños y adolescentes. Más de 900 evaluaciones y diagnósticos con los text más punteros como el WISC-V, el SENA o el AULA NESPLORA. Hemos ayudado a cientos de familias dando pautas y ayudando a niños. Tanto en sus dificultades de aprendizaje, emocionales como sociales. La eficacia de nuestras sesiones con resultados desde el primer mes.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí