Motivación extrínseca vs. intrínseca

Ya hemos entendido con uno de los post de la semana pasada, que no hay que amenazar a los niños con los regalos de navidader. Pero y ¿ahora qué? ¿Qué alternativa hay?

El ir amenazando a los niños, en navidad con los regalos, en verano con la piscina y así sucesivamente, implica que les estamos educando en la motivación extrínseca y esto conlleva que los motivos que estimulan una buena conducta son externos (regalos, piscina…) y que no son una consecuencia de lo que se ha realizado. Este tipo de motivación es muy útil en objetivos muy concretos y a corto plazo, pero a largo plazo puede dar lugar a consecuencias contrarias a las que buscamos obtener.

Para resolver este problema les debemos educar en la motivación intrínseca, que implicaría que el comportamiento de la persona se produce por la satisfacción y el orgullo personal, que lo que ocurre es una consecuencia directa y natural de lo que se ha realizado, y a diferencia de la motivación extrínseca se mantiene incluso cuando el adulto no está, por lo que evita que el niño se porte mal cuando el adulto no mira.

Un ejemplo que podemos poner, para que entendamos la diferencia entre motivación extrínseca e intrínseca es el siguiente: una persona adulta puede trabajar por dinero (motivación extrínseca) y al principio merece la pena, pero si al cabo del tiempo ese trabajo no le gusta (motivación intrínseca) acabará dejándolo o no disfrutando de su día a día.

Una opción para evitar decirle a los niños que si no hacen los deberes los Reyes no le traerán regalos, es preguntarle cómo cree que se sentirá al día siguiente cuando llegue a clase y sea el único que no tenga los deberes hechos.

O, por ejemplo, para evitar amenazarle con dejar de hacer un plan al día siguiente en caso de que se estén pegando entre los hermanos, podríamos decirles que en caso de que sigan así se van a hacer daño y no van a poder seguir jugando.

Los más pequeños buscan siempre una motivación extrínseca y es la labor de los padres ir poco a poco descubriéndoles que él o ella son los que tienen dentro la motivación para hacer bien las cosas.

Lucía Ongil

Psicóloga

Lee otro artículo en: http://psicologoinfantil.es/psicologia-madrid-motivacion-conseguir-objetivos/

Artículo anteriorChantaje emocional
Artículo siguienteGestión de la incertidumbre
Psicólogo Infantil - Vaca Orgaz
Somos un centro de larga trayectoria profesional y amplia experiencia como psicólogo infantil en Madrid, expertos en niños y adolescentes. Más de 900 evaluaciones y diagnósticos con los text más punteros como el WISC-V, el SENA o el AULA NESPLORA. Hemos ayudado a cientos de familias dando pautas y ayudando a niños. Tanto en sus dificultades de aprendizaje, emocionales como sociales. La eficacia de nuestras sesiones con resultados desde el primer mes.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí