Mi hijo mira de reojo

Son muchas razones por las que tu hijo puede mirar de reojo, es algo no habitual que a los padres les suele llamar la atención. A los padres que les ocurre, les extraña esta conducta en su hijo, por lo que desde el Centro Vaca Orgaz, nuestro equipo de psicólogos os queremos ayudar para que sepáis qué puede estar ocurriendo.

Autismo. Los niños con autismo tienen dificultades para establecer un vínculo con el otro, por lo que evitan la mirada al haber una escasa o nula comunicación con el adulto u otros niños. Simplemente no tienen interés en comunicarse, y cuando lo hacen el mantenimiento del contacto ocular suele ser de muy corto tiempo y siempre vinculado a una petición, es decir, cuando el niño quiere algo.

Oculta. Hay algo que no quiere que sepas quizá porque se avergüenza de ello, porque piensa que te puede poner triste u otras muchas razones. En estos casos es importante averiguar por qué lo hace, un psicólogo infantil con experiencia podría hacerlo.

Miente. Puede que no te esté diciendo la verdad, puede ser para librarse de un castigo, por miedo a algo, por no querer hacerte daño u otras muchas razones. Y puede ser una razón por la que te preguntarás por qué mi hijo mira de reojo.

Trastorno Personalidad. Personalidades difíciles, que ven el mundo de manera distorsionada o con desconfianza por ideas seguramente paranoides. Suele darse más en adolescentes y adultos, pero a veces, niños que apuntan a este tipo de personalidad pueden presentar estor rasgos.

Excesiva timidez. Niños que siempre fueron tímidos, que se escondían detrás de papá o mamá, puede que no se atrevan a mirar a la cara al otro. Si este es el motivo cuanto antes se corrija mejor. Saber construir una personalidad y seguridad en sí mismos es importante para saber defenderse y moverse por el mundo.

Fobia social. A veces, es la ansiedad hacia las personas, como el miedo a qué dirán a ser criticado, a que parezca que lo hace mal, a que se puedan reír de él, lo que le lleva a que tu hijo mire de reojo. Es algo que debe de tratarse lo antes posible, cuanto más tiempo pase peor será el pronóstico.

Miedo. Los miedos paralizan, hacen sufrir, y llevan a conductas evitativas como el evitar la mirada y mirar de reojo. El miedo nunca debería de ser una forma de hacerse con la situación. Es un mecanismo que usaban antiguamente para hacerse con la conducta de los niños. Actualmente, los padres cada vez se forman más para educar a sus hijos, y suelen darse casos aislados, y a veces, sin que el padre lo haga de manera consciente. También que tu hijo evite la mirada por miedo puede darse por otras razones.

Tristeza. Si pienso en tristeza me viene a la mente una postura corporal cabizbaja con hombros sin tensión, y quizá también una mirada baja, hacia el suelo, que en este caso no es evitación, si no quizá falta de energía o de motivación o interés hacia lo que le rodea.

Falta de atención. Mirar a los ojos implica controlar la conducta de atención un tiempo hacia un objetivo. Por lo que un déficit de atención, también podría ser la causa de esta conducta.

Estas son algunas de las razones por las que puede ocurrir esta conducta, pero siempre será necesaria la evaluación con el niño de un psicólogo infantil, que determine qué puede estar ocurriendo, cada caso y cada niño, abarcan un montón de variables diferentes, por lo que no se debe generalizar. Un diagnóstico personalizado que determine las causas, es la única manera de poder solucionar las conductas de nuestros hijos que nos preocupan.

Mi hijo no mira a los ojos

10 razones para llevar tu hijo al psicólogo infantil

Artículo anteriorMi hijo debería estudiar en verano
Artículo siguienteCurso aprender a leer los labios
Psicólogo Infantil - Vaca Orgaz
Somos un centro de larga trayectoria profesional y amplia experiencia como psicólogo infantil en Madrid, expertos en niños y adolescentes. Más de 900 evaluaciones y diagnósticos con los text más punteros como el WISC-V, el SENA o el AULA NESPLORA. Hemos ayudado a cientos de familias dando pautas y ayudando a niños. Tanto en sus dificultades de aprendizaje, emocionales como sociales. La eficacia de nuestras sesiones con resultados desde el primer mes.