Mi hijo hablaba bien y ahora tartamudea

0
1914
Mi hijo hablaba bien y ahora tartamudea

Mi hijo hablaba bien y ahora tartamudea, es normal que estés preocupado por tu hijo, no quieres que se cronifique y te gustaría que sea temporal. Y por supuesto, que deje de hacerlo lo antes posible. La tartamudez suele ser bastante común en el desarrollo del lenguaje, se suele dar entre niños de 3, 4 y 5 años, puede variar en intensidad y suele ser algo pasajero. En muchos casos de hecho, desaparece por sí sola. Sin embargo, es muy recomendable saber cómo actuar, qué decir y probablemente cambiar algunas pautas del día a día para ayudar a tu hijo a que no se cronifique y sea algo temporal.

Es de suma importancia lo que hagáis o no hagáis en esta etapa de su vida los padres, los abuelos o los profesores, es decir, el entorno del niño.

Las causas son diversas y generalmente son varios factores los que hacer que se produzca la tartamudez, entre estos factores están los genéticos, neurológicos y ambientales. En muchos casos, los niños pequeños pueden tartamudear temporalmente a medida que desarrollan sus habilidades cognitivas, lingüísticas y su coordinación motora.

Es necesario recibir recomendaciones sobre cómo manejar la situación de la mejor manera posible y cómo ayudar al niño, siempre siguiendo las pautas que os den.

Es comprensible como padres que sintáis preocupación, pero es importante recordar que la tartamudez es común en el desarrollo del lenguaje, especialmente en niños pequeños y que pasará. Pero para que esto ocurra debéis saber cómo actuar lo que ayudará a que e la mayoría de los casos se resuelva sola en unos meses.

Llevar un registro de la tartamudez de tu hijo puede ser útil para comprender mejor su patrón y frecuencia. Anota cuándo ocurre la tartamudez, en qué situaciones y cualquier otro detalle relevante. Esto podría ser de ayuda para un especialista en el habla y el lenguaje al evaluar la situación. No obstante, recuerda que la mejor manera de obtener una evaluación precisa y consejos adecuados es consultar a un profesional de la salud especializado en el habla y el lenguaje.

Cómo puedo ayudar a Mi hijo hablaba bien y ahora tartamudea

En nuestro centro lo primero que hacemos es valorar la edad del niño.

  • si está entre los 3 y los 4 años, el trabajo es con los padres sobretodo de cara a prevenir que se cronifique en el tiempo. Y con los niños trabajamos indirectamente las áreas que pueden estar implicadas en la tartamudez como pueden ser la velocidad de procesamiento, las funciones ejecutivas, la coordinación o el desarrollo de los órganos fonoarticuladores.
  • Si el niño tiene más de 5 años, el trabajo se realiza tras una evaluación en la que se valoran áreas neuropsicológicas, emocionales y funcionales con el fin de trabajar aquellas áreas en las que está teniendo dificultades, y que son la causa o el origen del problema.

Un desfase en el desarrollo de las diferentes áreas cognitivas y fisiológicas puede ser una de las causas más comunes que nos encontramos en nuestro centro.

Pautas sobre cómo actuar si Mi hijo hablaba bien y ahora tartamudea

Estamos seguros de que puedes ayudar a tu hijo si está experimentando tartamudez. Te contamos unas pautas generales y algunas formas en las que puedes ofrecer apoyo:

  1. Escucha atenta Presta atención cuando tu hijo hable. Dale tiempo para expresarse sin interrupciones ni presiones. Que vea que muestras interés por lo que va a decir y que te interesa.
  2. Paciencia Evita meter prisa a tu hijo o completar sus palabras o acabar las frases. Déjale que hable a su propio ritmo y con el tiempo que necesita. Que no perciba que nos impacientamos o que tenemos prisa porque acabe.
  3. Mantén la calma, respira hondo o vete de la situación Si tu hijo tartamudea, mantén la calma y demuestra que estás interesado en lo que dice, no en cómo lo dice.
  4. Conversación tranquila Ten conversaciones con él en un entorno relajado y sin distracciones, en un ambiente distendido, para reducir el estrés.
  5. Evita que se dé cuenta de que te has dado cuenta No le hagas comentarios sobre su tartamudez ni lo critiques por ello, ya que esto podría aumentar su ansiedad. Ignora sus tartamudez como si no existiese.
  6. Dale un modelo de habla lento Habla con claridad y de manera pausada cuando estés en conversación con él, para que pueda observar un ejemplo de habla tranquila.
  7. Refuerza la autoestima Anímalo a hablar sobre las cosas que le gustan y sus intereses y a participar en actividades que le hagan sentir seguro y confiado.
  8. Deporte Apúntale a un deporte que se le dé bien, liberará estrés ansiedad, aprenderá a relajar los músculos, a tener más coordinación y control de su cuerpo.
  9. Y por supuesto realizar este curso que todo padre debería de ver, y en el que cuenta mi experiencia de más de 20 años ayudando a padres y a niños con este problema.

Tratamiento y prevención Tartamudez

Si después de hacer el curso y pasar un tiempo se sigue produciendo puedes continuar con los pasos que indico a continuación.

Puedes hacer un Registro a padres

Por supuesto, siempre que el niño no lo vea y que no se dé cuenta de que lo estás haciendo. Puede que haya alguna situación o persona en la que o con la que tartamudee más. También se pueden sacar conclusiones interesantes para saber cómo ayudar a tu hijo a que no tartamudee.

Es de suma importancia que el niño no conozca la existencia del registro, que no nos vea hacerlo y que no sepa que existe. Os recuerdo que la conducta de tartamudez se debe ignorar.

En el registro se debe incluir información como:

  1. Fecha y hora: Registra cuándo ocurre la tartamudez.
  2. Lugar: Describe dónde y en qué contexto se produjo la tartamudez.
  3. Palabra o frase: Anota las palabras o frases específicas en las que el niño tuvo la dificultad.
  4. Tipo de error que indico mas abajo
  5. Duración: Registra cuánto tiempo duró la tartamudez en cada dificultad.
  6. Emociones: Observa las reacciones emocionales de tu hijo antes, durante y después de la tartamudez.
  7. Coincidencias: Si notas algún patrón en las situaciones en las que ocurre la tartamudez (por ejemplo, al hablar con adultos, al contar algo que le ocurrió hace tiempo o algo que ocurrirá en el futuro), apúntalo.
  8. Contexto social: Observa quién había alrededor y cuántas personas para saber si la tartamudez es más frecuente en ciertas situaciones sociales, como hablar en grupo o responder en clase.

Este registro puede ayudar a sacar conclusiones o para dar información valiosa al psicólogo infantil si algún día decides consultar seguro que es de gran ayuda.

Tipo de errores que suelen darse

errores en el habla de una persona que tartamudea pueden variar en forma y frecuencia. Algunos tipos comunes de errores que pueden ocurrir incluyen:

1. Repeticiones: Repeticiones de sonidos, sílabas o palabras (por ejemplo, “po-po-poco”).
2. Prolongaciones: Extensión de sonidos en una palabra (por ejemplo, “nnnnnnnada”).
3. Bloqueos: Pausas o interrupciones en el flujo del habla, donde la persona no puede producir el sonido deseado.
4. Interjecciones: Uso de palabras como “um” o “eh” para llenar pausas y permitir que la persona continúe hablando.
5. Cambios de palabra: Sustitución de una palabra que presenta dificultades por otra más fácil de pronunciar.
6. Cambios de frase: Cambios en la estructura de las frases para evitar palabras en las que tienen más dificultad.

Cada niño tiene una tartamudez diferente y lo que le pasa a uno no tiene por qué pasarle a otro. Aunque es verdad que hay coincidencias como bloqueos en el comienzo de las frases o en ciertas palabras como las que empiezan por el fonema /p/

Como hemos dicho antes la tartamudez suele comenzar en cualquier momento durante el desarrollo evolutivo del lenguaje, pero es más probable que empiece entre los 3 y los 5 años de edad, que es un periodo en el que se produce una explosión del lenguaje y en cuestión de semanas los niños aumentan considerablemente el vocabulario o de repente hablan de manera más fluida y compleja. En este momento, es normal que los niños experimenten ciertas dificultades en el habla, como repeticiones ocasionales al empezar una palabra en el primer sonido. Esto ocurre aún en mayor medida, según nuestra experiencia cuando los niños tienen una alta inteligencia.

En muchos casos, estos bloqueos desaparecen por sí solos a medida que el niño adquiere más habilidades lingüísticas, se desarrollan los órganos fonoarticuladores, su cerebro se va desarrollando y mejora su coordinación motora. Es decir, que todas las partes implicadas en el habla se van emparejando en lo que se refiere a términos de desarrollo y pueden trabajar a la par, de manera coordinada. En el curso que os proponemos, os contamos cómo trabajar cada una de las partes implicadas de manera lúdica en casa, sin que sospeche que se está haciendo. Por ejemplo, uno de los ejercicios para desarrollar los órganos Fon ateríos puede ser comer bocadillos de pan duro para coger tono muscular en la lengua o soplar con una pajita la bebida para hacer burbujas en el líquido del vaso. Porque insistimos que en este caso la mejor ayuda es la que no se ve. Sin embargo, si la tartamudez persiste a pesar de hacer todo lo que hemos aprendido o parece estar causando dificultades significativas en la comunicación y la autoestima del niño, sería recomendable un tratamiento personal con el niño, y quizá que lo trabajemos nosotros de manera indirecta. Al niño se le puede decir que viene a clases de manualidades o mindfulness, no hace falta y no se debe decir que viene al psicólogo o a trabajar su habla. Nosotros haremos una evaluación más detallada para una trabajo más personalizado.

Cuánto tiempo estará tartamudeando 

La duración de la tartamudez puede variar ampliamente de un niño a otro. En algunos casos, la tartamudez puede ser temporal y durar solo unas semanas o meses. En otros casos, puede persistir durante un período más largo como años. Pero los padres pueden ayudar a acortar este proceso ayudando sabiendo cómo actuar o trabajando con el niño las áreas implicadas en el habla y que mencionamos en detalle en nuestro curso online.

Es importante saber que a veces, la tartamudez es consecuencia de TICS, son niños con tics motores y entre ellos la tartamudez podría ser un TIC más. Si este es tu caso. Los TICS deben de ser tratados, para ello realizar una evaluación psicológica es imprescindible pues nos ayudará a saber más y saber cómo ayudaros.

Qué hago si no puedo soportar ver que Mi hijo hablaba bien y ahora tartamudea

Pues tienes que relajarte, cambiar tus pensamientos negativos por unos más positivos, tu manera de pensar influirá en cómo actúas ante el niño y este lo podrá acabar percibiendo. Si no puedes con la situación, es mejor que delegues el tema en tu pareja e intente olvidarte de ello.

Para quitar tu ansiedad, te animamos que hagas algún deporte aeróbico como salir a correr, también realizar algún hobby diario te ayudará desconectar y no estar pensando en ello todo el día.

Y sobre todo no lo digas nada al niño, si vas a perder el control antes de que ocurra vete de la situación. Nada de dramas.

Y si el niño te pregunta

Si es consciente dile que es normal que a su hermano, a su madre, a los abuelos y que a sus compañeros de clase también les pasó y que igual que les vino un día se levantaron y ya no les paso, que es consecuencia de que sus órganos bucales se están preparando para ello.

Aunque lo más probable es que el niño no sea consciente si nadie se lo hace ver, es probable que no se percate por ello, o si lo hace que no le den importancia y que se le olvide rápido.

Esperamos y estamos seguros de que podemos ayudaros, ya lo hemos hecho con muchos padres y niños antes. Nuestros más de 25 años de experiencia nos ayudado a ver muchos casos y saber cómo ayudaros. Te recomendamos hacer el curso o ponerte en contacto con nosotros.  Y si has hecho el curso y tienes alguna duda puedes llamarnos y te ayudamos.

9 Famosos de la historia tartamudos