Factores que pueden incrementar la tartamudez

La tartamudez es un trastorno de la continuidad y fluidez del habla. Saben lo que quieren decir, pero tienen dificultades para decirlo. Las causas de la tartamudez son biológicas y ambientales. 

En este caso, nos vamos a centrar en las ambientales. Las psicológicas, ya que son las que podremos modificar.

Suele existir un condicionamiento asociado a la hora de hablar y comunicarse. Resultado de experiencias negativas y burlas. Estos niños o adultos presentan ansiedad y altos niveles de frustración. Lo que agrava aún más su habla.

En otras ocasiones, estos sentimientos pueden ser intrínsecos. El niño se hace consciente de su problema y se autoexige corregirlo generando ansiedad.

En ambos casos lo recomendable es reducir esta tensión y estrés mediante técnicas de relajación físicas. Por ejemplo, control de la respiración, reducir tensión muscular y técnicas de relajación cognitivas. Ser comprensivo consigo mismo, mantener un monólogo interno positivo y trabajar el autocontrol.

Aspectos que deben evitarse:

  • Tensión en la comunicación e interpersonal.
  • Ritmo de habla rápido y conversaciones aceleradas.
  • Interrupciones al niño.
  • Adivinar lo que el niño va a decir.
  • Comenzar a hablar inmediatamente, en cuanto el niño hace una pausa o deja de hablar.
  • Bombardear al niño con muchas preguntas.
  • Necesidad de competir para poder intervenir en la conversación. No respetar el turno de palabra y superponerse.

Además, a las personas con tartamudez no les favorece un ritmo de vida rápido. Es importante generar actividades o rutinas destinadas a la relajación. Reservar un espacio donde se respire tranquilidad en casa. Donde cada uno de los miembros se sientan escuchados sin interrupciones.

Una disciplina rígida o muy autoritaria no va a favorecer que el niño lo haga mejor. Al ser involuntario una actitud comprensiva y alentadora por parte de los padres es la única manera de ayudarles.

Buscar momentos o actividades que el niño realice bien para favorecer su autoestima y autorrealización. Por ejemplo, un deporte. 

Paula Ágreda

Logopeda

Artículo anteriorQué es la astenia primaveral
Artículo siguienteParte II- Disgrafía en niños.
Psicólogo Infantil - Vaca Orgaz
Somos un centro de larga trayectoria profesional y amplia experiencia como psicólogo infantil en Madrid, expertos en niños y adolescentes. Más de 900 evaluaciones y diagnósticos con los text más punteros como el WISC-V, el SENA o el AULA NESPLORA. Hemos ayudado a cientos de familias dando pautas y ayudando a niños. Tanto en sus dificultades de aprendizaje, emocionales como sociales. La eficacia de nuestras sesiones con resultados desde el primer mes.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí