Detección temprana de la dislexia

La dislexia o la dificultad en el aprendizaje de la lectura, tiene siempre una causa neuropsicológica, en la que ciertas  áreas del cerebro no están desarrollándose de manera adecuada, bien por inmadurez o bien, por tener cierta dificultad para ello, un pequeño déficit de neurotransmisores, puede llevar a alteraciones importantes.

Cuanto antes se detecte la dificultad, antes se puede entrenar ese área. El objetivo es que el niño, se ponga cuanto antes al mismo nivel que el resto de sus compañeros. Cuanto más tiempo dejemos pasar, mayor será la diferencia con el resto. Los niños de la misma edad, siguen aprendiendo y desarrollando ese área cerebral, y resulta difícil que un niño que ya tiene una diferencia con el resto, de repente su área cerebral se desarrolle en un plazo de tiempo, en el que sea capaz de disminuir la diferencia y además, alcanzar el nuevo desarrollo que los demás han adquirido en ese tiempo.

Los psicólogos disponemos de las pruebas objetivas necesarias para valorar el desarrollo del área cerebral implicada en la lectura al compararla con el desarrollo del resto de los niños de su edad, con haremos nacionales, obteniendo así unos perceptibles del grado de desarrollo o madurez.

La edad ideal para diagnosticar la dislexia sería a los 6 años de edad, pero en segundo y tercero de infantil, con 4 y 5 años, podemos valorar ciertos rasgos que predisponen esta dificultad. Cuanto antes se trabajen las áreas, antes se pondrá remedio y de este modo, se minimizarán las causas de una posible dificultad futura.

La dislexia tiene unas causas que pueden ser varias, definir cuáles son las que están implicadas en el desarrollo de tu hijo, es primordial para una solución eficaz del problema.

Si sólo trabajamos con él la lectura, estaremos trabajando sobre las consecuencias, al quedar la causa latente, ésta saldrá en forma de problemas de escritura, como una mala redacción de los textos y múltiples faltas de ortografía.

Insistimos, en lo de siempre, no esperar cuando vemos un problema, pues éstos no se solucionan solos, y si es un problema de inmadurez,  cuanto antes detectemos esas áreas más inmaduras y las pongamos al mismo nivel de madurez del resto de los compañeros, menor serán las consecuencias.

No dejes para mañana, lo que tiene remedio hoy.

Elisa Vaca

 

Artículo anteriorNeurofeedback: Conoce y mejora la atención
Artículo siguientePsiconutrición Harta de estar siempre a dieta
Psicólogo Infantil - Vaca Orgaz
Somos un centro de larga trayectoria profesional y amplia experiencia como psicólogo infantil en Madrid, expertos en niños y adolescentes. Más de 900 evaluaciones y diagnósticos con los text más punteros como el WISC-V, el SENA o el AULA NESPLORA. Hemos ayudado a cientos de familias dando pautas y ayudando a niños. Tanto en sus dificultades de aprendizaje, emocionales como sociales. La eficacia de nuestras sesiones con resultados desde el primer mes.