Cómo no preocuparme

Cómo no preocuparme

«No paro de pensar, es algo que no puedo evitar. Sé que no me hace bien pero es imposible. Intento no pensar y no lo consigo».

Las preocupaciones y los pensamientos forman parte de nosotros. Pero en ocasiones nos generan malestar. El intentar controlarlas hace que el descontrol sea mayor. Si tu no dejas a tu mente hacer algo aparecerá con más frecuencia.

Pero el problema no está en los pensamientos en sí, sino en la interpretación y uso qué hacemos de los mismos. Estos se convertirán en algo negativo si intentamos cambiarlos o los usamos para controlar alguna situación. A lo que se le suma el hecho de si estamos todo el día pensando en ellos y sin hablar con nadie, lo que hará que se produzca el efecto bola de nieve. La cual creeremos en ella sin cuestionarla. Ya que nuestro cerebro buscará la manera de darnos la razón.

En ocasiones mucha gente nos dice, piensa en otra cosa o dale la vuelta a la tortilla pero tampoco funciona. Por el contrario en ocasiones todo ello generan una mayor frustración, porque percibimos que no podemos controlarlo, y entonces el descontrol es mayor.

Una de las mejores maneras para manejarlos es aceptarlos. Vamos a tener preocupaciones y tenemos que darlas su tiempo. Pero intentando que no se queden dentro de nuestra mente. Sino sacarlas para que la objetividad pueda con ellas. No podemos eliminar las preocupaciones pero si podemos eliminar el pensar todo el tiempo en ellas. Unido a esto es muy útil utilizar el cómo y el para qué. Para qué me ayuda esta preocupación y cómo puedo solucionarla. Preguntarse si puede hacerse algo y llevarlo a cabo.

Prueba ha realizar estas actividades y cuentanós si tu ha funcionado.

Belén Pozo

Psicóloga Sanitaria

Lee otro artículo en: http://psicologoinfantil.es/psicologo-como-paro-preocupaciones/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

× ¿Cómo podemos ayudarte? WhatsApp
A %d blogueros les gusta esto: