Te contamos unos trucos para no comer compulsivamente realizados por psicólogos, expertos en funciones ejecutivas, que te van a funcionar.

El mejor truco es no comprar, no tener en casa ningún alimento de los que sueles picar de manera compulsiva. Puedes tener algo de chocolate negro al 70% o algún fruto seco, pero poco y en poca cantidad. No queremos que dejes por completo de tomarlos, porque si lo haces, estaremos aumentando la ansiedad por comerlos y el día que en que encuentres uno, te lo vas a comer si o si, y te vas a dar un buen atracón, nuestro objetivo es que aprendas a controlar la comida.

Basta que nos prohiban algo, para que lo deseemos aún más, y luego vienen los atracones.

Y el mejor truco para con comprar, es comprar con el estómago lleno, nada más comer. Y si puede ser online, mucho mejor.

No picar entre horas es quizá lo más difícil, un hábito que hemos de conseguir. Pero que una vez instaurado se convertir en algo más fácil de llevar hasta que llegue el momento de que sea lo habitual y no nos apretezca nada picar entre horas. Lo bueno es que a más días nuestra fuerzan de voluntad irá mejorando, por lo que cada vez nos va a resultar más fácil.

Hay que tener mucho cuidado con lo que repetimos cada día, pues si se convierte en un hábito nuevo, luego nos va a costar quitarlo mucho más.

Trucos para no comer compulsivamente

  1. Cuidado con lo que ves, seguir cuentas en redes sociales o ver programas de televisión, aunque sean de comida sana, hacen que que estes pensando en la comida más de lo que deberías.
  2. Prepara para los momentos de hambre alimentos poco calóricos, como la zanahoria cruda, el pepino o los pepinillos, que apenas tienen calorías y te saciarán. Otro de los trucos para no comer compulsivamente.
  3. Ten a mano un chicle sin azúcar de menta fuerte para cuando te den ganas de picar después de cenar o a cualquier hora. Deja un paquete a mano, en los lugares a los que suelen acudir para esos momentos, incluida la nevera. Otro buen trucos para no comer compulsivamente.
  4. Aguanta esas primeras ganas. Normalmente en 30 minutos suelen disminuir bastante. Come un chicle de menta fuerte mientras. Las primeras veces tómatelo con o un reto personal, y las siguientes te serán más fáciles. Entrena y mejora tu fuerza de voluntad.
  5. Mejora tus funciones ejecutivas. La diferencia entre las personas que tiene más control y las que tiene menos sobre esta conducta, suele estar relacionada con esta área del cerebro. Personas más impulsivas o que de pequeñas les costaba, y probablemente les siga costando atender, son más probables de que tengan este tipo de conductas. Al trabajarlas notarás cómo te resulta cada vez más fácil volver a recuperar el control sobre tu conducta a la hora de picotear.
  6. No te engañes. Hacer deporte o ir al gimnasio no hacen que puedas comer más o picar entre horas, seguirás cogiendo peso. Hay creencias de que hacer deporte te permiten comer aquellas cosas prohibidas que deseas, es un error muy común y es la causa de que apelar de hacer deporte no consigas bajar de peso.
  7. Come en platos pequeños, comerás menos cantidad. Y si puede ser, que sean de color verde, un color que nos relaje y no nos excite, ayudará a que comas menos.
  8. Procura no picar nada, comer 5 veces al día, vuelve a hacer que pensemos más en la comida de lo que deberíamos.
  9. No te engañes. Procura no comer nada entre horas, es más fácil retrasar la hora de empezar a comer, que empezar y luego parar. Para ello, necesitarás tener mucho más control sobre tu conducta alimentaria.
  10. En un momento del día, puedes comer una onza de chocolate negro o un pequeño capricho, no es dejar de comer ciertas cosas, es saber controlarlas y que sean lo más sanas posibles. Nosotros somos partidarios de recomendar chocolate negro, una gran ayuda para nuestro cerebro. Busca tu momento para no querer seguir comiéndolo. Hay a quien le va mejor después de comer, y otros después de cenar. Pero que sólo sea uno, si no, luego serán 2 ó 3, y estaremos volviendo al mismo problema de comer compulsivamente.
  11. Cambia tu forma de pensar sobre la comida. Por ejemplo, teníamos el caso de una mujer que quería comer frutos secos porque eran buenos para su alimentación. Y estaba en lo correcto, el problema está en la cantidad de frutos secos que se comen, pues es verdad que nos aportan una gran cantidad de vitaminas y minerales, pero también nos dejan un gran aporte calórico. Nuestro objetivo fue ajustar su forma de pensar para que no dejará de hacerlo pero que lo hiciese de manera correcta. Hay ciertas frases a nivel inconsciente que nos llevan a incorrectos hábitos a la hora de comer. Este tema es muy interesante por lo que haré un post sobre el mismo más adelante. No es uno de los trucos para no comer compulsivamente, pero necesitas hacerlo para que forme parte dela solución definitiva. Revisa con un psicólogo esos pensamientos que te hacen seguir comiendo así.
  12. Cambia y reordena tu cocina. Si siempre vas a picar al mismo cajón, cambia lo que hay dentro por otro, como los tupper donde guardas la comida. Instintivamente cuando vayas a picar, las primeras veces, vas a tender a ir a ese cajón, y al ver que no están, es probable que te ayude a no picar, al menos por esa vez.
  13. Poco a poco ve cambiando hábitos dañinos por otros más saludables. Como por ejemplo, la lata de refresco de a media tarde por un zumo de tomate natural. Tu cuerpo y tu salud general lo agradecerán.

El cuerpo es de hábitos, al principio le cuesta lo nuevo, luego a todo se acostumbra y luego le cuesta desacostumbrase. Aprovecha esta ventaja para que sea a tu favor. Conocer bien la mente nos ayuda a que transformar tu conducta.

Cada persona es un mundo, puedes llamarnos, nos cuentas tu caso, y te reorganizamos tu plan de comidas, tus alimentos o incluso los cajones de tu cocina para que te resulte más fácil. Podemos realizar un plan personalizado de trucos para no comer compulsivamente, que serán a tu medida para ayudarte a conseguirlo.

Son necesarias 3 sesiones, en la primera nos cuentas, en la segunda te damos los trucos y en la tercera valoramos si es necesario algún cambio más. Pide cita en el 917599084

Elisa Vaca

Psicóloga Sanitaria

Cómo gestionar las emociones

Artículo anteriorMiedo a la vuelta al colegio
Artículo siguienteQué actividad extraescolar elegir
Somos un centro de larga trayectoria profesional y amplia experiencia como psicólogo infantil en Madrid, expertos en niños y adolescentes. Más de 900 evaluaciones y diagnósticos con los text más punteros como el WISC-V, el SENA o el AULA NESPLORA. Hemos ayudado a cientos de familias dando pautas y ayudando a niños. Tanto en sus dificultades de aprendizaje, emocionales como sociales. La eficacia de nuestras sesiones con resultados desde el primer mes.