Parte-I. La importancia del sueño para la salud.

Dormir es una necesidad vital para poder mantenerse sano. Así como equilibrado tanto física como psicológicamente.

Las horas de sueño diarias y la calidad de éstas, tienen suma importancia para el bienestar y para la salud. Ya que en el proceso del sueño, se restablecen en el organismo las funciones fisiológicas. Encargadas de la supervivencia del organismo, ocupándose de:

  • En primer lugar, regular a nivel hormonal, metabólico y cardiovascular.
  • Otra, reparar los músculos esqueléticos.
  • También, restaurar las funciones intelectuales.
  • Finalmente equilibrar las funciones cerebrales vinculadas con el estado de ánimo, el apetito y el estado de alerta.

En este proceso a nivel cognitivo, cuando uno se encuentra en sueño profundo, el cerebro se encarga de organizar y asimilar los conocimientos aprendidos. Así como, los pensamientos sobre los eventos vividos o los recuerdos que se han mantenido a lo largo del día. Además de aquellos que se encuentran en la parte más profunda del subconsciente del cerebro.

Por encima de todo es fundamental favorecer y cuidar la calidad del sueño. Esto ayuda a reparar el cuerpo y a limpiar la mente. Con ello, estableciendo un estado de equilibrio y de descanso general que permite cargar de energía al organismo. Y así poder responder a la demandas y tareas de la vida cotidiana.

Por lo tanto, para poder tener una buena calidad del sueño, es importante mantener unas rutinas estables y adecuadas de higiene del sueño.

Según los estudios, las horas de sueño recomendadas en adultos es de 7 a 8 horas. El “exceso moderado” de horas de sueño que se realicen en el día, contribuirán a mejorar el bienestar. Y el descanso necesario para la reparar las necesidades especificas del individuo. Las personas que cumplen este promedio, tienen una mayor probabilidad de presentar una mejor salud física y psicológica. Que aquellos que duermen menos de las horas diarias recomendadas.

Por lo tanto, la falta de sueño, hace que el rendimiento general se encuentre afectado. Y descontrolado, produciendo fuertes cambios fisiológicos en el organismo. Los cuales pueden llegar a precipitar enfermedades o alteraciones físicas y psicológicas graves para la salud.

Referencia:

Miró, E., Iáñez, M. A., & Cano-Lozano, M. D. C. (2002). Patrones de sueño y salud. International Journal of Clinical and Health Psychology, 2(2).

Rocío Delgado

Psicóloga Sanitaria

Lee la segunda parte de este artículo en: http://psicologoinfantil.es/psicologia-madrid-sueno-terapia-problemassueno/

Artículo anteriorCómo desarrollar la empatía en los niños
Artículo siguienteQué hacer con los niños en vacaciones
Psicólogo Infantil - Vaca Orgaz
Somos un centro de larga trayectoria profesional y amplia experiencia como psicólogo infantil en Madrid, expertos en niños y adolescentes. Más de 900 evaluaciones y diagnósticos con los text más punteros como el WISC-V, el SENA o el AULA NESPLORA. Hemos ayudado a cientos de familias dando pautas y ayudando a niños. Tanto en sus dificultades de aprendizaje, emocionales como sociales. La eficacia de nuestras sesiones con resultados desde el primer mes.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí