Memoria de trabajo en niños TDAH

La memoria puede definirse como la capacidad de retener y evocar los eventos del pasado mediante procesos de almacenamiento y de recuperación de la información, que es básica tanto en el aprendizaje como en el pensamiento.

Al principio, hay un predominio de una memoria para guardar emociones y sensaciones, de ahí el carácter sensitivo que adquiere durante los primeros años de vida. Después, surge la memoria relacionada con las conductas. Los movimientos se van ensayando y poco a poco se van repitiendo de tal manera que van siendo grabados. Esta es la manera que tienen los niños y las niñas de ir reteniendo y aprendiendo las diferentes experiencias, lo cual les permite ir avanzando,  progresando y adaptándose al entorno que les rodea. Por último, podemos hablar de una tercera memoria, la memoria del conocimiento, es decir, se desarrolla la capacidad de ir introduciendo los datos, de irlos almacenando de manera adecuada y de evocarlos cuando es el momento oportuno de hacerlo.

La memoria de trabajo tiene una gran importancia. Con ella, explicamos la capacidad para almacenar de manera temporal la información y de manipularla con el propósito de completar o desempeñar tareas de diferente índole. Sobre ella, se asientan otros procesos o habilidades como es el caso de la lectura, el aprendizaje, la comprensión o las matemáticas. Esta memoria es esencial para llevar a cabo actividades de requieren de varios pasos, es esencial también, para el cálculo mental, para el seguimiento de instrucciones complejas o, para llevar a cabo actividades múltiples o simultáneas.

La memoria de trabajo es el proceso que opera con la información actual, con la información presente y la transforma por medio del conocimiento previo que hemos ido adquiriendo y hemos almacenado.

Algunas de las dificultades que los niños y las niñas muestran cuando tienen problemas en este proceso, se enumeran a continuación:

  • Dificultad en el análisis y la síntesis de la información.
  • Dificultad para recordar cosas incluso aunque haya pasado unos pocos minutos. Dificultades para recordar lo que ha de hacer a corto plazo.
  • Cometen fallos a la hora de seguir las instrucciones de una tarea concreta, ya que muestran dificultades para recordarlas, por ello, se pierden en la realización de las tareas que resultan más complejas.
  • Dificultades para mantener un tipo de información que se le da mientras ha de poner atención a otra cosa. Es decir, dificultades en la realización de tareas que son simultáneas.
  • Cuando se les pide que lleven a cabo tres cosas diferentes, es más probable que se acuerden de la primera y de la última de la lista. Por ejemplo, si les mandas que te ayuden a hacer la compra y que guarden en el carro algunos productos que les has enumerado, dos, tres o cuatro, no va a recordar la lista al completo.
  • Sus recuerdos son incompletos.
  • Muestran problemas para concentrarse en las tareas y dificultades en el manejo de la dirección de la atención. Se van a distraer fácilmente con los ruidos y estímulos irrelevantes.
  • Les cuesta realizar las tareas en el tiempo establecido, en el tiempo que se considera le llevaría terminar la actividad para su edad.
  • Dificultades para terminar las tareas
  • Problemas para reconocer y poder seleccionar aquellas metas que son adecuadas para resolver un problema, lo que conlleva los problemas a la hora de ejecutar un plan.
  • Dificultades para mantener y manipular la información que va a ser necesaria para guiar sus acciones.
  • Problemas para monitorizar los trabajos del colegio.
  • La comprensión lectora también se ve afectada.
  • Dificultades a la hora de memorizar datos de ortografía
  • Dificultades en general con lo que leen, oyen o ven
  • Dificultades en las tablas de multiplicar.
  • Dificultades en el cálculo mental.
  • La resolución en los problemas matemáticos es baja.
  • Dificultades con tareas mentales manipulativas (repetir dígitos de forma inversa, resolver de forma oral problemas aritméticos sin poder escribir las respuestas)
  • Dificultades en el recuerdo de los pasos que están implicados en un problema matemático.

Miriam Benavides

Psicóloga

Artículo anteriorPsicología infantil: Jugar con los niños
Artículo siguientePsicología adultos: Inteligencia emocional
Psicólogo Infantil - Vaca Orgaz
Somos un centro de larga trayectoria profesional y amplia experiencia como psicólogo infantil en Madrid, expertos en niños y adolescentes. Más de 900 evaluaciones y diagnósticos con los text más punteros como el WISC-V, el SENA o el AULA NESPLORA. Hemos ayudado a cientos de familias dando pautas y ayudando a niños. Tanto en sus dificultades de aprendizaje, emocionales como sociales. La eficacia de nuestras sesiones con resultados desde el primer mes.