IMG-20121001-WA0002La neurogénesis (nacimiento de nuevas neuronas), se define como el proceso mediante el cual se producen neuronas nuevas. Dicho proceso se encuentra más activo durante la etapa prenatal, y es el responsable de dotar con neuronas el cerebro en desarrollo. Investigaciones recientes, han venido a demostrar que la neurogénesis continua en la etapa adulta en mamíferos en dos zonas concretas, a saber, en el hipocampo y en la denominada zona subventricular.

De todo esto, es posible desprender que el cerebro adulto continua estando dotado de plasticidad y está capacitado para el cambio, reconfigurándose constantemente el mapa cerebral. Así pues el “yo soy así”, “como es un hábito no me doy cuenta y no puedo cambiarlo” o el “es imposible que cambie”, parece que son frases que tienen los días contados.

Por el contrario, según se ha constatado únicamente son necesarios algunos ingredientes como la motivación, el interés o la constancia para incorporar algo nuevo a nuestras vidas que posteriormente se convierta en un hábito; además intervienen en este proceso ciertas habilidades y variables psicológicas relativas a la personalidad. Igualmente, se ha constatado según estudios recientes que lo que también se necesita es tiempo, concretamente en torno a dos meses, para poder hacer desaparecer un automatismo y educar al cerebro para que incorpore las nuevas reglas y formas de comportamiento. Según Jane Wardle, del University College de Londres, para convertir un nuevo objetivo o actividad en algo automático de tal modo que no sea necesario acudir a la voluntad, son necesarios en concreto 66 días (European Journal of Social Psychology ).

Teniendo en cuenta la sociedad actual en la que todo ha de ser inmediato y rápido, una sociedad en la que los sujetos se han vuelto impacientes y a menudo incapaces de demorar la gratificación, quizá sea este elemento del tiempo el que haya hecho pensar que el cambio de hábitos es imposible, no obstante, lo es y es factible su consecución, sólo es necesario dejar el espacio suficiente.

Con todo esto, además es posible establecer ciertas conclusiones las cuales quizá desmonten determinadas falsas ideas o mitos existentes en la sociedad:

  • Es posible ser aquello que se desee en gran medida, ya que un porcentaje elevado de ello depende de uno mismo, lo cual convierte una vida rígida en otra llena de oportunidades y variedad.
  • Es posible aprender, lograr el cambio y evolucionar a cualquier edad puesto que la creación de nuevas neuronas persiste en la edad adulta, lo cual dota de plasticidad al cerebro que es capaz de reorganizarse continuamente.

Aida Mañero Ocarranza

Psicóloga

Artículo anteriorTerapia de pareja: Sobrevivir crisis de pareja después vacaciones
Artículo siguientePsicología infantil: Signos de posible acoso escolar o bullying
Psicólogo Infantil - Vaca Orgaz
Somos un centro de larga trayectoria profesional y amplia experiencia como psicólogo infantil en Madrid, expertos en niños y adolescentes. Más de 900 evaluaciones y diagnósticos con los text más punteros como el WISC-V, el SENA o el AULA NESPLORA. Hemos ayudado a cientos de familias dando pautas y ayudando a niños. Tanto en sus dificultades de aprendizaje, emocionales como sociales. La eficacia de nuestras sesiones con resultados desde el primer mes.