Psicología adultos: Consumo de alcohol y alteraciones cognitivas

¿Es posible que el consumo de alcohol pueda dañar nuestro cerebro?

El alcohol es considerado como una de las sustancias más consumidas y de gran aceptación en nuestra sociedad, pero el alcohol, acaba ocasionando problemas tanto a nivel sanitario como a nivel social debido a los efectos tóxicos que produce en el organismo a corto y largo plazo.

El alcohol mata las células cerebrales, y un patrón de consumo abusivo, causa daño en nuestro cerebro. Afecta a las capacidades físicas, procesos cognitivos, estado de ánimo, comportamiento, sueño, temperatura corporal,…

Estas son algunas de las alteraciones cerebrales que se producen en sujetos que consumen alcohol de manera abusiva:

  • El equilibrio que existe en las neuronas, se desestabiliza, y la comunicación entre ellas es lenta: afectación de los sistemas de neurotransmisión.
  • El tamaño de las células nerviosas cambia, se vuelven más pequeñas.
  • El flujo sanguíneo cerebral es menor.
  • Se produce dilatación en cavidades internas del cerebro (surcos y cisuras).
  • Hay un aumento de tamaño de los ventrículos.
  • Existe una disminución de la actividad metabólica tanto en regiones frontales como en las periventriculares.
  • Hay una pérdida del volumen a nivel cortical y subcortical.
  • Se observan lesiones en la sustancia blanca.
  • Es característica, la atrofia cerebelosa: las células de Purkinje encogen de tamaño,…

En el Sistema Nervioso central, se  produce entonces, un deterioro específico y general del funcionamiento cognitivo: toma de decisiones, autocontrol emocional y comportamental, planificación, proceso atencional, memoria y aprendizaje,…

A nivel de Corteza Cerebral, el alcohol, no nos permite pensar con claridad, altera la capacidad de tomar decisiones, de establecer metas y objetivos, de autocontrol (se produce desinhibición), de interaccionar con otras personas de manera adecuada, y, las respuestas se vuelven muy perseverativas (poca flexibilidad mental). Sobre la actividad de los sentidos también tiene efectos: visión borrosa, agudeza menor, pérdida de capacidad en el olfato y gusto.

A nivel de Cerebelo, se producen alteraciones en la coordinación motora: pérdida de equilibrio, dificultad para caminar en línea recta, tropiezos, caídas, dificultad para coger objetos,…

El consumo de alcohol, influye en la regulación de las funciones del Hipotálamo: regulación de los ciclos del sueño, control de la sed y el hambre, la temperatura corporal, conducta sexual,…

El Sistema Hipocámpico, está relacionado con dos procesos cognitivos vitales, la memoria y el aprendizaje. El consumo de alcohol puede ocasionar pérdida de memoria, la cual puede ocurrir de manera más inmediata o a largo plazo. En general, grandes cantidades de alcohol pueden generar daños sobre la memoria y el aprendizaje y cuando estas cantidades se ingieren de manera rápida, pueden producirse amnesias lacunares, es decir, problemas para recordar una experiencia, evento o concepto específico que ocurren mientras se bebe y que corresponden a un determinado período temporal. Se cree que estas amnesias pueden deberse a un fallo en la transmisión de la información de la memoria a corto plazo a la de largo plazo.

Es importante tener en cuenta que cuanto más se bebe, las diferentes áreas del cerebro se vuelven mucho más vulnerables.

Miriam Benavides

Psicóloga

Artículo anteriorPsicólogo, lo de antes no sirve para lo de ahora
Artículo siguientePsicología adultos la ansiedad que no se ve
Psicólogo Infantil - Vaca Orgaz
Somos un centro de larga trayectoria profesional y amplia experiencia como psicólogo infantil en Madrid, expertos en niños y adolescentes. Más de 900 evaluaciones y diagnósticos con los text más punteros como el WISC-V, el SENA o el AULA NESPLORA. Hemos ayudado a cientos de familias dando pautas y ayudando a niños. Tanto en sus dificultades de aprendizaje, emocionales como sociales. La eficacia de nuestras sesiones con resultados desde el primer mes.