Parte II Tics nerviosos la infancia

En la gran mayoría de los casos, los tics infantiles desaparecen a lo largo del desarrollo evolutivo del niño hasta llegar a la adolescencia. Unos desaparecen de manera espontánea y otros con ayuda de terapia psicológica, sin necesidad de precisar de ningún tipo de tratamiento farmacológico.

Sin embargo, un porcentaje más reducido de los niños llegan a superar el año en el curso de esta sintomatología. Los infantes pueden llegar a seguir manteniendo el mismo tic o sustituir el tic inicial por uno nuevo e incluso llegar a presentar nuevos tics al patrón de conducta. Si estas compulsiones (conductuales o fonatorias) superan el año y aumenta su intensidad y el número de tics, se recomienda acudir a un neurólogo con el fin de poder descartar la posibilidad de presentar el síndrome de Gilles de la Tourette.

 

Un aspecto importante a valorar y a tener en cuenta, es el nivel de afectación que pueda llegar a causarle el tic al niño. Muchas de estas compulsiones pasan desapercibidas y no se conciben como anormales, porque no les resultan molestas y no interfieren en el día a día. En otros casos, estos tics comienzan a ser más llamativos e incomodos, llegando a afectar de manera significativa en las distintas áreas vitales, deteriorando su autoestima, su seguridad e interfiriendo en la calidad de sus relaciones sociales. Por esta razón, se recomienda acudir a un psicólogo para poder explorar las causas que originan este patrón, descartar posibles trastornos y abordar todos estos aspectos, con el objetivo de disminuir la ansiedad, los tics e ir desvaneciendo estas conductas no adaptativas.

 

Qué se debe hacer si tu hijo presenta un tic:

  • Analizar y registrar situaciones en las que se inicie o intensifique el tic. De esta manera, se puede ayudar al niño dándole pequeñas estrategias que le ayuden a poder afrontar la situación.
  • Intentar en la manera de lo posible no sobrecargarle de tareas que le generen mucho estrés y ansiedad, destacando este aspecto para aquellos niños que tengan un perfil perfeccionista y que sean exigentes consigo mismo.
  • Ignorar la conducta y no prestarle atención. Esto favorecerá que se vaya desvaneciendo en el tiempo hasta que desaparezca.
  • Reforzar su actitud cuando las actividades que esté realizando en un momento concreto sean incompatibles con el tic que presente.
  • No castigar cada vez que haga el tic, evitará que no se agrave y no frustre al niño.
  • Evitar llamarle la atención cada vez repita o presente el acto compulsivo.
  • Intentar mostrarle que no tiene “importancia”.
  • Reforzar su autoestima y expresarle sus avances, además de verbalizar las cosas que hace bien y aquellas que consigue.

Si te ha gustado esta entrada Parte II Tics nerviosos la infancia Y aún no has leído la primera parte de esta entrada te dejamos el enlace a continuación para saber más:

Parte I – Tics nerviosos la infancia

Referencias:

  • Department of Child & Adolescent Psychiatry. https://med.nyu.edu/child-adolescent-psychiatry/

Rocio Delgado Psicóloga Sanitaria

Qué es Trastorno Tics

Artículo anteriorPsicología Madrid: Miedo al cambio
Artículo siguienteNecesidad de recursos en Salud Mental
Psicólogo Infantil - Vaca Orgaz
Somos un centro de larga trayectoria profesional y amplia experiencia como psicólogo infantil en Madrid, expertos en niños y adolescentes. Más de 900 evaluaciones y diagnósticos con los text más punteros como el WISC-V, el SENA o el AULA NESPLORA. Hemos ayudado a cientos de familias dando pautas y ayudando a niños. Tanto en sus dificultades de aprendizaje, emocionales como sociales. La eficacia de nuestras sesiones con resultados desde el primer mes.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí