Logopeda personas mayores

A medida que vamos envejeciendo y haciéndonos mayores se produce un progresivo deterioro de todas las funciones del organismo, entre ellas el habla y el lenguaje.

Uno de los síntomas para poder detectar que existe algún tipo de patología más común en edades avanzadas es el fenómeno conocido como “punta de la lengua”.

Se evidencia un claro problema de acceso a distintas palabras, nombres, lugares…
La persona quiere decir algo pero no se acuerda de cómo se dice o duda con la palabra.

Empiezan aparecer dificultades para reconocer palabras conocidas y además se genera esta sensación de consciencia de incapacidad para poder recordarlas. El deterioro del lenguaje puede venir a consecuencia del propio deterioro de los órganos, entre ellos obviamente el cerebro, o de algún tipo de lesión cerebral.

El Alzheimer, el Parkinson, la Esclerosis Múltiple, accidentes cerebrovasculares como ictus… son lesiones que afectan directamente a nuestra capacidad de comunicación.

Cómo trabaja el logopeda personas mayores

La función del Logopeda para personas mayores, en este caso será la de paliar y frenar la evolución de esta sintomatología. Se comenzará a realizar una rehabilitación de las funciones perdidas y en su caso una compensación con otro tipo de funciones que se conserve intactas.
Derivado también de trastornos neurológicos pueden aparecer otros problemas como por ejemplo la disfagia o trastornos en la coordinación fonorrespiratoria.

La disfagia es la dificultad de llevar a cabo el acto de deglutir. Existe una descoordinación de los músculos y de las estructuras que se encargan de llevar el alimento sólido o líquido de la boca hasta el estómago.

Es decir aparecen dificultades en la preparación oral del bolo. Este trastorno puede originar serios problemas de malnutrición e incluso puede cursar con problemas de atragantamiento o de aspiración de comida. Lo que se podría a su vez generar problemas en el sistema respiratorio. Es muy importante conocer este tipo de afecciones ya que en estas edades está en riesgo la vida, y además la calidad de vida puede reducirse muchísimo.

Es muy frustrante sentir que las funciones de tu cuerpo ya no son como las de antes, que están fallando. No por el hecho de ser mayores quiere decir que estemos abocados a soportar todas las dificultades que se nos presenten.

Muchas veces las personas mayores no son comprendidas o no son atendidas porque se entiende que es “ley de vida”.

Es primordial intentar mejorar la calidad de vida de los mayores, dándoles una atención personalizada y basada en las necesidades individuales de cada uno.

Por ello a la menor sospecha de cualquier tipo de síntoma respecto al habla, la comunicación, lenguaje, pérdidas de memoria, desorientación, atragantamientos… Es esencial acudir a un especialista. Un logopeda para personas mayores puede ayudarles.

Paula Ágreda Corchado

Logopeda

Me atraganto con la comida frecuentemente