Inconvenientes de intentar mantener el amor romántico

Una pareja en su inicio no es la misma que transcurridos unos meses, ni mucho menos que pasados unos años; no lo es ni la pareja en sí misma como entidad, ni lo son sus miembros componentes de forma aislada. Así, a medida que pasa el tiempo se van produciendo una serie de cambios que hacen que el sistema de pareja se modifique y vaya evolucionando, apareciendo diferentes formas de amor, de amar y de ser amado.

Entre esos modos distintos de amor es posible distinguir un primer tipo el cual se correspondería a su vez con la fase de enamoramiento inicial que atraviesan las parejas; se trata éste de una amor pasional, romántico e íntimo con en el que los miembros de la pareja que comienzan su andadura en común disfrutan y a menudo fantasean, llegando incluso en ocasiones a quedar algo idealizado y esperando que el resto de la relación futura se mantenga de este modo.

Existen parejas que llegan a considerar entonces que este tipo de amor aparecido durante la fase inicial debe mantenerse para conseguir una relación ideal y duradera, e incurren en la aceptación de una serie de mitos que más que ayudar a la evolución de la pareja, por el contrario conducen a su estancamiento, e incluso a la aparición de problemáticas asociadas.

Entre esos mitos o falsas creencias es posible encontrar:

  • El amor romántico crea y mantiene un buen matrimonio: Como se ha comentado, el tipo de amor romántico se da en una fase inicial para posteriormente evolucionar a otros tipos más cómplices, compañeros e íntimos. Pensar que viviendo permanentemente en un amor sólo romántico se evolucionará en la pareja únicamente puede conducir al estancamiento de la misma.

 

  • Marido y mujer han de hacerlo todo siempre juntos: Fruto de este amor romántico se concibe a los miembros de la pareja como en un estado de fusión total, en la que ninguno de ellos se puede separar del otro, ninguno de ellos es sin el otro; no obstante, está comprobado que a medida que la relación avanza y evoluciona hacia otros estadios, cada uno de los miembros necesita su espacio para cultivarse y crecer de forma individual de modo que esto sirva también a su vez para cultivar la pareja en sí. Aludiendo a la metáfora de las cajas, existirían tres cajas diferenciadas a saber, una perteneciente a cada uno de los miembros y otra la de la pareja como entidad en sí misma, la cual se cultiva y llena a través de aquellas cosas que componen la de cada uno de los miembros.

 

  • Sólo con el matrimonio, o con el hecho de estar en pareja, se pueden realizar todos los sueños: De este modo se dejan de lado y no se valoran ni se tienen en cuenta otro tipo de éxitos como puedan ser los profesionales o personales, los cuales son independientes de estar en pareja o no. Una buena relación de pareja o matrimonio es deseable y para algunas personas ayuda a tener una vida más plena, pero es necesario tener en cuenta que no es lo único ni imprescindible.

 

  • Sólo si los miembros se aman de verdad, podrán adivinar lo que el otro siente y piensa en todo momento: Como consecuencia de la idea de fusión total antes analizada, se concluye que ambos miembros comparten una sola mente y se llega a concebir una relación de simbiosis total en la que sólo parece existir uno. No obstante, esta idea conduce a menudo a complicaciones dada la imposibilidad de pedir en pareja, llegando incluso a esperar pasivamente a que el otro se de cuenta generando un malestar.

Aida Mañero Ocarranza

Psicóloga