Cómo ayudar a alguien con ansiedad

Cómo ayudar a alguien con ansiedad

La ansiedad es un trastorno del que mucho se haba la y poco se conoce, no es un ligero malestar o nerviosismo como muchos cree. La ansiedad puede ser algo realmente perturbador y que puede llegar a incapacitar a que una persona desarrolle una vida con normalidad.

De hecho una ansiedad elevada y no tratada puede acabar en ataques de pánico u otro trastorno, como paranoide o el conocido TOC, Trastorno Obsesivo Compulsivo.

La ansiedad consiste en una activación del Sistema Nervioso Autónomo con sintomatología física como intranquilidad, palpitaciones, falta de aire o preocupaciones recurrentes. A nivel emocional, la persona sufre al pensar que algo malo va a pasar u ocurrir, que es inminente y catastrófico, por lo que tiene dificultades para concentrarse o incluso conciliar el sueño.

Hay que ponerse en el lugar de una persona para saber lo mal que se pasa. Imagínate que fuese a ocurrir una catástrofe para ti o un familiar cercano tuyo, y que es inminente y con un desenlace final malísimo, el pero que te puedas imaginar.  ¿Cómo estarías? ¿Cómo te sentirías? ¿Cómo crees que sería tu vida?

Pues así, es lo que viven las personas con ansiedad, ahora que te puedes hacer algo más a la idea de lo que sufren, te comentamos cómo puedes ayudar a alguien con ansiedad, si puedes hacerlo, de la mejor manera.

Consejos para cómo ayudar a alguien con ansiedad

  1. No dar demasiadas explicaciones, aunque una persona con ansiedad las busca y busca hablar constantemente sobre el tema que le preocupa, no debe de hacerse. En un primer momento le puede relajar hablar sobre el tema, pero sin querer estamos dando demasiado a importancia a un tema que no lo tiene. Por lo que hablar poco del tema ala larga puede ser beneficioso para ayudarle. No intentar controlar la ansiedad, nos puedes evitarla, no va a desaparecer. Cambia de tema de conversación para evitar estar todo el rato hablando de lo mismo.
  2. Validar sus sentimientos y emociones. No quitar importancia a lo que siente, su ansiedad es real y le hace sufrir de manera considerable.
  3. Aceptar la ansiedad. Ayúdale a entender que la ansiedad la tenemos todos a momentos y que debe aceptar ese estado sin querer cambiarlo. Al igual que el dolor o las tristeza forman parte de nosotros, son procesos naturales del ser humano que hemos de aceptar u aprender a vivir con ello, siempre y cuando sean razonablemente llevaderos, si no, pues acudir al médico en el caso del dolor o al psicólogo en el caso de la ansiedad.
  4. Cambiar preocuparse por ocuparse. La persona debe entender que tiene que dejar de preocuparse, que no vale para nada, que si algo le preocupa lo que debe de hacer es ocuparse, y no preocuparse. Por ejemplo, no sirve de nada estar preocupado por una mancha que te ha salido en la piel, lo que realmente es que si le preocupa la mancha, debe ocuparse de ella, como pidiendo cita al dermatólogo para que la mire un profesional.
  5. Hacer ejercicio Físico. Una gran ayuda para rebajar la ansiedad es hacer ejercicio físico diario, y a poder ser aeróbico, como correr, nadar o andar a paso marcha. Además de ayudarnos a regular los neurotransmisores, nos mantendrá con un nivel bajo de ansiedad.
  6. Comer bien y sano. Ciertos alimentos pueden ayudar a reducir la ansiedad como granos integrales o el plátano. Os dejamos más abajo un enlace con un artículo sobre esta información que esperamos os resulte de interés.
  7. La persona con ansiedad tiende a darse atracones de comida, por lo que hay que ayudarle a distraerse cuando esto le pase. Y evitar tener en casa bollería o alimentos con mucha cantidad de azúcar. Lo mejor es cuando esto pasa salir a andar.
  8. Distraído mente ocupada, es uno de los lemas que más le ayudarán, es el momento de buscarse un hobby o una distracción. Desde ver series en la tv a tejer una bufanda, pintar, restaurar muebles antiguos o jugar a juegos de móvil o en la consola. Lo importante es tener la mente distraída, para que no pase tanto tiempo pensando en las preocupaciones.
  9. No anticiparse, la persona con ansiedad puede tener ansiedad de pensar que le va a volver a dar ansiedad, y esto forma parte de un bucle de ansiedad del que es difícil salir. Es mejor que viva el memoento, que se centre en el presente sin pensar qué va a hacer o pasar después. Este tipo de ansiedad a la ansiedad es conocida como ansiedad anticipatoria.
  10. Buscar ayuda profesional. Cuando tenemos fiebre vamos al médico y si tenemos ansiedad, pues deberíamos ir al psicólogo, que nos ayudará a lidiar y manejar la ansiedad. Con el fin de que no vaya a más, pues una ansiedad no resulta puede acabar en un trastorno aún mayor.
  11. Acompaña a tu amigo  o tu ser querido aquí la primera cita con el psicólogo, incluso puede que se sienta cómodo si entras con él en la primera consulta. Se sentirá arropado y ayudado. Quizá en un primer momento le puede producir también ansiedad, pero los psicólogos somos profesionales que sabremos hacerlo para hacer que se sienta cómodo desde el primer momento.
  12. Otro modo, si no consigues que vaya, puede ser la consulta online, quizá desde su casa y contigo o no a su lado, se sienta más preparado para afrontar esta primera consulta, que puede ser tan cómodo como una llamada de WhatsApp.

Sin duda, ayudar a tu amigo a que pida ayuda es una de las mejores maneras de Cómo ayudar a tu amigo con ansiedad.

Puedes suscribirte a nuestro blog para no perderte ningún artículo interesante, una buena forma de aprender lo básico de psicología para moverte por la vida.

Psicología adultos: ¿Hay emociones malas?

Artículo anteriorMedicación para que mi hijo no se haga pis
Artículo siguienteAlimentos recomendados para reducir la ansiedad
Psicólogo Infantil - Vaca Orgaz
Somos un centro de larga trayectoria profesional y amplia experiencia como psicólogo infantil en Madrid, expertos en niños y adolescentes. Más de 900 evaluaciones y diagnósticos con los text más punteros como el WISC-V, el SENA o el AULA NESPLORA. Hemos ayudado a cientos de familias dando pautas y ayudando a niños. Tanto en sus dificultades de aprendizaje, emocionales como sociales. La eficacia de nuestras sesiones con resultados desde el primer mes.