No se duerme solo, no es un problema

En muchas ocasiones acuden al centro niños de edades comprendidas entre 4 y 10 años cuyo motivo de consulta pueden ser dificultades escolares o problemas de comportamiento, que en la entrevista que se tiene con los padres ante la pregunta de sus hábitos de sueño ellos dicen “Aún no duerme solo, pero no es un problema”. Tal vez no suponga un problema a nivel familiar o de rutinas diarias pero ¿afecta al niño? ¿de qué modo?.

El sueño, como cualquier otra autonomía, es muy importante para el posterior desarrollo de otros aspectos en la vida de un niño. El hecho de que el niño se duerma solo favorece autonomías y responsabilidades posteriores.

En el caso de que el niño no duerma solo, necesite que sus padres estén presentes para conciliar el sueño o ante los despertares durante la noche, produce inseguridad en el niño así como una autoestima baja. El hecho de ver que no puede hacerlo solo, de manera inconsciente, hace ver al niño que un comportamiento que es realizado por casi todos el no lo puede conseguir. Es de todos sabido, que en ocasiones el que hagan algo solos en ocasiones supone un gran coste a nivel familiar a corto plazo, así como la pérdida de ser niño, pero a medio y largo plazo favorece una mejora en su autoestima y seguridad en sí mismos.

Belén Pozo

Psicóloga Sanitaria

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here