Belén Pozo Muñoz
Licenciada Psicología

Te contamos para qué hacer para aprender a ser feliz con más endorfinas.

Ya hemos hablado en otras ocasiones de la felicidad. De que todos intentamos buscarla de algún modo.

En otros blogs hemos hecho mucho hincapié en que más que la felicidad en sí, tenemos que aprender a vivir los momentos felices. Es decir, aprender a vivir el momento. A sacar los aspectos positivos de las situaciones. Pero en cada circunstancia en la medida de lo posible. Aún así podemos favorecer estas sensaciones de varias formas. En el blog de hoy vamos a hablar de las famosas endorfinas.

Pero qué son las endorfinas

Son neurotransmisores que libera el cerebro, más concretamente en la zona del hipotálamo y la hipófisis. Partes del cerebro que se encargan, de aspectos como la regulación física como la temperatura, la sed, los ciclos del suelo o la frecuencia cardíaca. Es decir de la activación fisiológica. Son la química de la felicidad y el bienestar y las encargadas de reducir el dolor. A mayor proporción de estos neurotransmisores en los espacios sinápticos más probabilidad de sensación de bienestar, con lo que se favorece una disminución de la ansiedad.

Pero cómo podemos favorecer la liberación de endorfinas de manera natural

A continuación os propongo algunas ideas para favorecer el estado de placer y bienestar. Aprender a ser feliz con más endorfinas:

  • En primer lugar hacer deporte y bailar. La actividad física facilita la liberación de estas sustancias. A mayor actividad mayor probabilidad de la liberación de estas. Pero lo importante no es hacer un día mucho deporte u horas de baile sino la constancia. Que el cerebro tenga reservas de endorfinas. Para ello es recomendable hacer una rutina de estas actividades de manera semanal.
  • Por otro lado a través de la alimentación como comer chocolate o algo picante. Como todos sabemos somos lo que comemos ¿verdad?. Pues alimentos como el chocolate, el café o el picante también favorecen su liberación. Una onza de chocolate al día te da una gran energía.
  • Además generar recuerdos placenteros. Estos recuerdos van a generar una sensación de bienestar que favorece la segregación de diversas sustancias de la felicidad y el bienestar. Pero no vale sólo con que recuerdes el momento sino que lo tienes que vivir. Es decir al recordar el momento hay que pensar qué tiempo hacía, cómo estaba tu cuerpo o qué olores había. Para activar los recuerdos emocionales hay que vivirlos y sentirlos.
  • Con contacto físico. Diversos estudios han demostrado que la necesidad del contacto físico radica en los primates. Estos inician las relaciones sociales y el mantenimiento de las mismas a través del contacto físico, empezando con el aseo de los miembros del grupo. El contacto, las caricias y los abrazos, generan endorfinas de manera directa. Es otra forma de aprender a ser feliz aumentando tus endorfinas.
  • Y cómo no olvidarse de reírse. Reírse, como muchos de vosotros sabréis implica un número muy elevado de músculos. Por lo que esta actividad activa, de manera muy elevada, el córtex cerebral se activa y al sujeto lo que hace liberar esta sustancia junto a la dopamina, relacionada con el bienestar. Además, de manera colateral, favorece el recuerdo de momentos agradables.
  • Por último y no menos importante hacer proyectos. El pensar y planificar proyectos genera ilusión y emoción positiva. Pero siempre y cuando estos proyectos estén bien enmarcados. Es decir, lo primero de todo es desgranar el proyecto por partes. Y posteriormente por objetivos y actividades necesarias para llevarlos a cabo. Es muy importante que los proyectos se dividan en pequeños planes para que la consecución de los mismos sea más probable. Hay que elaborar pequeñas metas y planes de acción. En estos planes es muy importante anotar las actividades o ejercicios necesarios para conseguirlos. Y además, todo ello tiene que ser muy visual. Es decir, os propongo que hagáis un pequeño camino, con todos los pasos a conseguir. Dibujarlo en un papel, y colorear cada pequeña parada conseguida. Y premiaros por ello. De este modo el proyecto llegará mucho antes.

Te dejamos otro post por si te ha gustado aprender a ser feliz con más endorfinas  y quieres leer más:

Trucos para ser más feliz

Belén Pozo

Psicóloga Sanitaria

Artículo anteriorQué es terapia aceptación y compromiso
Artículo siguienteCómo ser resiliente 10 trucos para conseguirlo
Psicólogo Infantil - Vaca Orgaz
Somos un centro de larga trayectoria profesional y amplia experiencia como psicólogo infantil en Madrid, expertos en niños y adolescentes. Más de 900 evaluaciones y diagnósticos con los text más punteros como el WISC-V, el SENA o el AULA NESPLORA. Hemos ayudado a cientos de familias dando pautas y ayudando a niños. Tanto en sus dificultades de aprendizaje, emocionales como sociales. La eficacia de nuestras sesiones con resultados desde el primer mes.