Logopeda infantil: Cómo actuar ante una persona que tartamudea

El próximo 22 de Octubre se celebrará, otro año más, el Dia Internacional de la Tartamudez, desde aquí queremos recordar en que consiste este trastorno del habla que afecta a 1 de cada 20 niños y a un 1% de la población adulta y hacer llegar algunos sencillos consejos para que los pongáis en marcha a la hora de dirigiros a una persona con tartamudez o disfemia.

La tartamudez, disfemia o disfluencia en el habla es un trastorno de la comunicación (no un trastorno del lenguaje),  se caracteriza por interrupciones involuntarias del habla acompañadas de tensión muscular en cara y cuello, miedo y estrés.

Los efectos psicológicos de la tartamudez pueden ser severos afectando el estado de ánimo de la persona de forma continua…llegando a ser causa en muchos casos, de un importante aislamiento social.

Además, la tartamudez es una discapacidad muy estigmatizada, donde continuamente se cuestiona la inteligencia y habilidad emocional de la persona que tartamudea, pues se cree que con “calmarse” o “concentrarse más en lo que se dice” se logrará hablar de forma fluida.

Los siguientes consejos que vamos a proponer están muy relacionados con los efectos psicológicos que se producen en la persona que tartamudea, es importante el uso de ellos ya que pueden producir una reducción de las disfluencias al crear un ambiente cómodo, relajado y que inspire confianza.

  • Concédele el tiempo que necesite para expresarse.
  • No te adelantes ni intérpretes lo que la persona quiere decir, no interrumpas ni acabes sus frases.
  • Es muy importante mantener el contacto ocular con la persona.
  • No te muestres inquieto o nervioso ante las disfluencias que puedan producirse.
  • Hazle sentir que te interesa lo que dice. Es fundamental que muestres una escucha activa que te permita prestar toda tu atención al contenido del mensaje que te están trasmitiendo. También puedes utilizar gestos para demostrar tu interés por la conversación.
  • Con los niños,valora de manera positiva su iniciativa conversacional. Recompensar esos esfuerzos comunicativos con palabras de ánimo, hazle partícipe de las conversaciones cotidianas.
  • Limita la cantidad de preguntas que realices durante la conversación. No avasalles con cuestiones y utiliza, mejor, por comentarios que hagan ver que estás atento.
  • Es muy importante la forma de comunicarnos con los niños ya que ellos copian nuestro modelo lingüístico, háblale despacio, manteniendo el contacto visual y creando un ambiente relajado.
  • Es muy importante mantener la calma y evitando trasmitir vuestra preocupación a los niños.

Sara Rolle

Logopeda

 

Artículo anteriorPsicología adultos: Haz tu «diario sol»
Artículo siguienteTerapia de pareja: ¿Sirve de algo ir a terapia?
Psicólogo Infantil - Vaca Orgaz
Somos un centro de larga trayectoria profesional y amplia experiencia como psicólogo infantil en Madrid, expertos en niños y adolescentes. Más de 900 evaluaciones y diagnósticos con los text más punteros como el WISC-V, el SENA o el AULA NESPLORA. Hemos ayudado a cientos de familias dando pautas y ayudando a niños. Tanto en sus dificultades de aprendizaje, emocionales como sociales. La eficacia de nuestras sesiones con resultados desde el primer mes.