Síndrome postvacacional en niños

Efectivamente los niños también pueden sufrir un síndrome postvacacional, notarás que no tiene ganas de hacer nada después del verano. Además es probable que este verano haya hecho menos de lo que habías penado, como leer un libro o hacer algo de inglés para mejorar su nivel.

Al igual que a los adultos después de la pandemia es bastante normal que ocurra, incluso la intensidad puede ser aún mayor este año. Volver a pasar más tiempo en casa, que inconscientemente trae recuerdos del confinamiento y volver al colegio con la mascarilla de nuevo puesta durante unas cuantas horas seguidas. A esto le sumas volver a estudiar y a hacer deberes todas las tardes al llegar a casa.

Los síntomas del síndrome postvacacional en niños pueden ser diferentes a los de los adultos, te contamos para que estés atento por si es tu caso.

Síntomas del síndrome postvacacional en niños

  1. Irritabilidad. Es uno de los síntomas más claros, es probable que esté a la que salta, los niños expresan muchas veces los sentimientos de tristeza de este modo.
  2. Perezoso. Hasta para poner la mesa para comer o lavarse los dientes.
  3. Pasa muchas horas sentado. Sin moverse y cuando lo hace parece que lo hace a cámara lenta. No tiene ganas de hacer nada.
  4. Falta de apetito. Puede que coma peor, sin ganas de comer lo que nos inidicaría cierta apatía. O que por el contrario, sólo coma dulce o chucherías, que pueden encubrir algo de ansiedad.
  5. Problemas para conciliar el sueño. Puede que empiece a dormir peor por las noches, le cuesta dormirse o se despierta por la noche.
  6. Síntomas somáticos. En el caso de que se queje de dolores de cabeza o de tripa, puede que no se encuentre bien emocionalmente y lo muestre de este modo.

Trucos para ayudar a superar el síndrome postvacacional en niños

  1. Vete de compras y que elija su material escolar. Un estuche nuevo o algo que le apetezca estrenar para llevar al colegio. Además se irá mentalizando de que ya va quedando menos.
  2. Que empiece a leer o a hacer algo, aunque sea poco. Con el fin de empezar a normalizar lo que vendrá después.
  3. Ir ajustando el horario de irse a la cama, cenar o despertarse. Para que el cambio la primera semana de colegio no le lleve a pasar sueño en clase o estar cansado.
  4. Que ordene su habitación. Recoja juguetes que usó en verano y que probablemente no usará en invierno. También podéis comprar un mapa y ponerlo en la pared, o algo en su escritorio que le vendrá bien para hacer las tareas, como un bote de lápices.
  5. Que empiece a hacer deporte. Iros en bicicleta por el campo o el carril bici. El caso es que empiece a moverse.
  6. Pon algún menú típico de invierno. Intercala los gazpachos de verano con algún día de lentejas, que soléis comer más en invierno para que poco a poco se vaya mentalizando. O los desayunos que suele hacer antes de ir al colegio.
  7. Una buena idea es que quede con los compañeros de clase para ir al cine, que seguramente no los ha visto en todo el verano.
  8. Prepara ocio para el fin de semana. Una escapada le ayudará a seguir con algo de diversión y será bueno para mejorar su estado de ánimo.
  9. Preparar el nuevo material. Es buena idea que te ayude a colocar o forrar sus nuevos libros, que saque punta a los lápices. Mentalmente se irá haciendo a la idea y le ayudará a superar el síndrome postvacacional en niños.

Si a pesar de hacer todo esto no le has ayudado, es probable que haya algo más por lo que le esté costando volver a empezar, en este caso pide ayuda a un psicólogo para averiguar las causas.

Si te ha gustado este artículo, te dejo otro sobre cómo superar el síndrome postvacacional en adultos.

Superar el síndrome postvacacional

Artículo anteriorSuperar el síndrome postvacacional
Artículo siguienteMiedo a la vuelta al colegio
Somos un centro de larga trayectoria profesional y amplia experiencia como psicólogo infantil en Madrid, expertos en niños y adolescentes. Más de 900 evaluaciones y diagnósticos con los text más punteros como el WISC-V, el SENA o el AULA NESPLORA. Hemos ayudado a cientos de familias dando pautas y ayudando a niños. Tanto en sus dificultades de aprendizaje, emocionales como sociales. La eficacia de nuestras sesiones con resultados desde el primer mes.