Dispraxia ¿cómo afecta a mi hijo?

La dispraxia es un trastorno que influye en la coordinación de los movimientos de varios grupos musculares, y afecta a tu hijo. ¿Cómo?

Como consecuencia hay ciertos movimientos que se realizan de manera dificultosa. Con torpeza y lentos. Cómo afecta a tu hijo la dispraxia, por ejemplo:

  • Atarse los cordones
  • Escribir
  • Utilizar los cubiertos
  • Coger fichas u objetos pequeños y manejarlos

En ocasiones, también se conoce como el síndrome del niño torpe y afecta alrededor del dos y 5 % de los niños.

No es un problema muscular o anatómico. Es decir el problema no es físico. La dificultad se encuentra a la hora de planificar y secuenciar los movimientos simples. Que se van desarrollando en los movimientos de mayor complejidad superior.

Tampoco está asociado a una capacidad intelectual baja ni coeficientes intelectuales bajos. Aunque en ocasiones, sí puede aparecer junto a otras patologías como el trastorno de déficit atención hiperactividad.

Los síntomas suelen hacerse más evidentes a partir del quinto año de vida y está presente hasta las 11 aproximadamente.

Existen distintos tipos de dispraxia entre los que destacamos:

  • En primer lugar dispraxia ideomotora. Sucede por una desconexión entre la planificación de un movimiento y el mismo. Por ejemplo, el pensar en coger un bolígrafo y el cogerlo.
  • Por otro lado dispraxia ideatoria. Se altera la sucesión de actos sencillos que permiten la realización de uno más complejo. Como atarse los cordones de los zapatos. En este caso, el movimiento complejo de atarse conlleva una secuencia:
    • Primero hacer una lazada
    • A continuación hacer otra lazada
    • Posteriormente cruzarlas
    • Realizar un nudo
    • Por último estirar. Y todos ellos se van sucediendo. Es decir al acabar un movimiento comienza el siguiente.
  • La dispraxia oromotora: los músculos afectados en este caso son los de la articulación, por lo que puede verse afectado el habla, dando como consecuencia un discurso ininteligible y poca precisión en la producción de fonemas. Encontramos distorsiones y errores a lo largo de toda la emisión.
  • La dispraxia constructiva: es la dificultad de relacionar los movimientos de diferentes objetos, como colocar un objeto encima de otro, ponerlos en fila, apilarlos, o colocarlos…

Estas son algunas ideas de cómo afecta la dispraxia a tu hijo.

Paula Ágreda

Logopeda

Lee otro artículo en: http://psicologoinfantil.es/psicologo-que-es-la-dispraxia-y-tipos/

Artículo anteriorCómo enseñar a hablar, niños que no hablan
Artículo siguienteMi hijo no habla ¿qué hago?
Psicólogo Infantil - Vaca Orgaz
Somos un centro de larga trayectoria profesional y amplia experiencia como psicólogo infantil en Madrid, expertos en niños y adolescentes. Más de 900 evaluaciones y diagnósticos con los text más punteros como el WISC-V, el SENA o el AULA NESPLORA. Hemos ayudado a cientos de familias dando pautas y ayudando a niños. Tanto en sus dificultades de aprendizaje, emocionales como sociales. La eficacia de nuestras sesiones con resultados desde el primer mes.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí