Cómo educar a niños con mucho carácter

0
599
Cómo educar a niños con mucho carácter

Cómo educar a niños con mucho carácter, puede ser todo un desafío diario, que puede resultar muy agotador. Intentan imponer sus normas por encima de las nuestras. Parece que se van a enfadar por todo y andamos siempre con cuidado para que esto no ocurra. Y por mucho que intentemos evitar que se enfade, acaba ocurriendo, es más, yo iría que cuanto más lo evitamos, más acaba sucediendo.

Sin querer con nuestra conducta es probable que estemos fomentando justo esas conductas que no deseamos, al evitarlas, las estamos manteniendo en el tiempo.

Cómo son los niños con carácter

Crear una relación positiva con un niño que tiene mucho carácter puede ser un desafío, se necesita mucho control por parte de los padres, pero es posible con paciencia y amor. Si ves que la situación te puede y al final vas a perder el control, vete de la situación, da un paseo de 40 min y vuelve. Aquí tienes algunos consejos:

  1. Establece límites claros Es importante que el niño entienda las normas de la casa y los límites desde temprana edad. Estos deben ser constantes en el tiempo y aplicados de manera persistente. Aprende a Educar en Positivo
  2. Comunicación abierta Escucha al niño y anímale a expresar sus pensamientos y sentimientos. La comunicación abierta puede ayudar a reducir la frustración y la rebeldía, dale un tiempo diario para escuchar sus frustraciones o enfados.
  3. Refuerzo positivo Aunque te cueste, aunque pienses que no se lo merece por lo de ayer, reconoce y premia el buen comportamiento. Esto refuerza conductas positivas y fomenta la autoestima del niño.
  4. Enseñar habilidades de manejo de emociones Ayuda al niño a identificar y manejar sus emociones de manera saludable. Esto puede incluir la enseñanza de estrategias de resolución de conflictos. Un psicólogo infantil podría ayudarle y darle las estrategias necesarias.
  5. Modelo de comportamiento Sé un modelo a seguir positivo. Los niños tienden a imitar lo que ven en los adultos, así que muestra calma, empatía y respeto. Si los padres pierden el control, es más probable que tu hijo también lo pierda.
  6. Tiempo de calidad Dedica tiempo de calidad con el niño haciendo actividades que disfrutéis juntos. Esto fortalece el vínculo y proporciona oportunidades para enseñar valores y comportamientos positivos.
  7. Conocer sus intereses Descubre lo que le apasiona al niño y fomenta sus intereses. Esto puede ayudar a canalizar su energía de manera positiva.
  8. Pedir ayuda a un psicólogo infantil si la situación se prolonga en el tiempo, no dejes que pases los años, una pre-adolescencia o adolescencia será más difícil si antes no pusimos remedio. Ahora los problemas se van a multiplicar por cuatro. Si el comportamiento del niño es extremadamente desafiante o preocupante, considera buscar la ayuda de un terapeuta o consejero infantil.

El temperamento y el carácter de un niño pueden estar influenciados por una combinación de factores, tanto genéticos como ambientales.

Algunas razones por las que un niño podría tener un carácter fuerte

  1. Genética Los rasgos temperamentales, como la intensidad emocional, la inflexibilidad o la tendencia a la terquedad, pueden tener una base genética. Algunos niños pueden heredar ciertos rasgos de sus padres o familiares, al igual que heredamos el color de pelo o de ojos, también se heredan los temperamentos o las habilidades cognitivas.
  2. Personalidad única Cada niño es único y puede tener una personalidad distinta desde el nacimiento. Algunos son naturalmente más enérgicos, extrovertidos o persistentes que otros.
  3. Experiencias de vida Las experiencias que un niño tiene en sus primeros años de vida pueden influir en su carácter. El entorno familiar, las interacciones sociales y las experiencias emocionales pueden desempeñar un papel importante. Niños con una infancia difícil como dificultades importantes de salud o en la vista o el oido, son experiencias que marcan en su conducta y que hay que saber modular para que se conviertan en algo positivo en lugar de negativo. Un psicólogo podría ayudaros es esto.
  4. Modelado de comportamiento Los niños tienden a imitar el comportamiento de los adultos y las personas que los rodean. Si han observado a personas con un carácter fuerte, es posible que desarrollen actitudes similares. Mucho cuidado con frases como “eres igualito al abuelo” ciertas frases pueden influir directamente en su conducta.
  5. Necesidades no satisfechas Un niño con un carácter fuerte podría estar expresando su frustración o insatisfacción debido a necesidades no satisfechas, ya sea emocionales, sociales o físicas. Yo diría que en el 90% de los caos que nos acuden a consulta es por esta causa. Un psicólogo puede saber qué necesita o no está resuelto para que los padres sepan cómo ayudarle.
  6. Etapa de desarrollo A medida que los niños atraviesan diferentes etapas de desarrollo, como la etapa de la adolescencia, donde las hormonas juegan un papel importante, es común que experimenten cambios en su carácter debido a los desafíos emocionales y de identidad que enfrentan.
  7. Dificultades escolares niños a los que el colegio les cuesta aprender más que los demás, pasan muchas frustraciones en el colegio y que luego desahogan y sueltan en casa.
  8. Dificultades sociales niños que no se integran, a los que les cuesta hacer amigos o que se quedan solos en el patio, e incluso pueden sufrir bullying. Del mismo modo, suelen desahogar en casa su malestar acumulado durante el día en el colegio.

Es importante recordar que tener un carácter fuerte no es necesariamente algo negativo. Los niños con personalidades fuertes también pueden ser apasionados, resolutivos y líderes. Pero han de aprender a controla y manejar su conducta para que los resultados negativos no superen a los positivos.

Como padre, tu papel es ayudar a tu hijo a desarrollar habilidades de manejo de emociones, empatía y respeto hacia los demás, para que pueda utilizar su carácter de manera constructiva en la vida. Pero muchas veces, se nos escapa de lo que sabeos hacer, pues no hemos estudiado para ello, pedir ayuda a un psicólogo profesional puede ser en estos casos lo mas adecuado, te dará las herramientas que necesitas para saber cómo actuar.

Cómo son los niños con mucho carácter

Los niños con mucho carácter pueden manifestar una serie de rasgos y comportamientos que pueden hacer que parezcan más desafiantes o intensos en comparación con otros niños. Sin embargo, es importante recordar que cada niño es único, y no todos los niños con carácter fuerte mostrarán exactamente los mismos rasgos. Aquí hay algunas características comunes que pueden estar presentes en niños con un carácter fuerte.

  1. Intensidad emocional Pueden experimentar emociones de manera muy intensa, ya sea alegría, enojo, tristeza o frustración. Pasan del 0 al 100 en cuestión de segundos, y se ven desbordados de una emoción que no son capaces de manejar.
  2. Persistencia Suelen ser muy decididos, parecen tener claro lo que quieren y pueden ser persistentes en la búsqueda de lo que quieren, a veces incluso desafiando las reglas establecidas. Son capaces de agotar a los padres debido a su persistencia, y al final puede que consigan lo que quieren. Al gabinete nos llegan padres que no pueden más, agotados. Les damos herramientas para que no lleguen a agotarse pero con límites claros.
  3. Con baja tolerancia a la frustración si no se hace lo que ellos dicen o no tienen lo que quieren al momento. Hay que ayudarles desde pequeños a que aprendan a tolerar la frustración o a demorar el premio. Nuestro video te ayudará Cómo aumentar la Tolerancia a la frustración.
  4. Independencia Pueden querer hacer las cosas a su manera y resistirse a seguir instrucciones o consejos. Les gusta hacer las cosas por si mismos y les cuesta aprender o escuchar a los adultos. Tampoco se dejan corregir.
  5. Expresión directa Suelen ser directos y expresar sus pensamientos o sentimientos sin rodeos ni sin filtros, dicen lo que piensan sin valorar si es adecuado o no.
  6. Determinación Tienen una fuerte determinación para lograr sus objetivos, lo que puede ser una cualidad valiosa cuando se canaliza adecuadamente. Y todo un desafío cuando su objetivo es un capricho o algo con lo que el padre o la madre no están de acuerdo. Usarán la misma determinación aunque el objetivo no sea adecuado.
  7. Resistencia a la autoridad A veces pueden desafiar la autoridad de los adultos y cuestionar las reglas o no cumplirlas si consideran que no es adecuada o no están de acuerdo. Suelen tener sus propias reglas.
  8. Energía y vitalidad Suelen tener una gran energía y pueden ser niños muy activos tanto mental como conductual mente.
  9. Sensibilidad a la injusticia pero a su manera Pueden ser muy sensibles a lo que perciben como injusto y pueden defender con vehemencia lo que consideran correcto. A veces, tienen un sentido particular de la justicia.
  10. Autenticidad Son auténticos y tienden a ser fieles a sí mismos.

Es importante recordar que estos rasgos pueden ser positivos cuando se canalizan adecuadamente y se les enseña a los niños a manejar sus emociones y comportamientos de manera constructiva. Los padres y cuidadores pueden desempeñar un papel importante en ayudar a los niños con mucho carácter a desarrollar habilidades de manejo de emociones, empatía y respeto hacia los demás para que puedan utilizar sus rasgos de personalidad de manera positiva en la vida

Educar a niños con mucho carácter según la edad

El comportamiento y la manifestación del carácter en los niños pueden variar significativamente según su desarrollo y personalidad individual. No hay una edad específica en la que los niños comiencen a mostrar un carácter fuerte, ya que esto depende de muchos factores. Sin embargo, algunos patrones generales pueden observarse en diferentes etapas de desarrollo:

  1. Bebés y niños pequeños Aunque los bebés y niños pequeños no pueden expresar su carácter de la misma manera que los niños mayores, pueden mostrar signos tempranos de personalidad. Algunos pueden ser más tranquilos y observadores, mientras que otros pueden ser más activos y demandantes en cuanto a atención. Hay bebés con temperamentos diferentes y hay algunos a los que desde que nacen ya nos cuesta su educación y son niños muy difíciles. Unas rutinas te ayudarán con estos niños.
  2. Edad preescolar (2-5 años): Durante esta etapa, los niños a menudo comienzan a desarrollar un sentido de independencia y autonomía. Pueden mostrar signos de carácter fuerte al expresar sus preferencias, desafiar límites y actuar con terquedad. Es la edad de las rabietas, por lo que es importante establecer unos límites claros y que no se salgan con la suya. Educa en positivo cuanto antes.
  3. Edad escolar (6-11 años): A medida que los niños crecen, su personalidad continúa desarrollándose. Algunos niños pueden mostrar una mayor determinación, perseverancia y una actitud desafiante hacia la autoridad en esta etapa. Empieza con nuestro video a Educar en Positivo 2 y se constante y consecuente.
  4. Pre-adolescencia (11-12 años) una edad difícil donde puedes encontrar desde mentiras con los deberes o peleas con los hermanos, saber actuar con nuestros videos para problemas diarios te darán la solución.
  5. Adolescencia (13 años en adelante): La adolescencia es una etapa en la que los jóvenes están buscando su identidad y autonomía. Pueden mostrar un carácter fuerte al cuestionar normas sociales, desafiar a los adultos y expresar sus opiniones con mayor firmeza. Respecto a ciertas conductas como las faltas de respeto hay que ser estrictos.

Hay que intentar poner soluciones antes de que nuestro hijo llegue a al adolescencia, porque cuanto más tiempo pase mucho más difícil es luego el cambio, y lleva mucho más tiempo. El coste emocional también es mucho mayor.

Es importante recordar que el desarrollo de la personalidad es un proceso individual y único para cada niño. Algunos niños pueden tener un carácter fuerte desde una edad temprana, mientras que otros pueden desarrollarlo más tarde. Como padre o cuidador, tu papel es guiar y apoyar a tu hijo a medida que crece, enseñándole habilidades de manejo de emociones y resolución de conflictos para que pueda utilizar su carácter de manera constructiva.

Si tienes preocupaciones acerca del comportamiento o el carácter de tu hijo, considera buscar la orientación de un psicólogo infantil que pueda proporcionarte consejos específicos para tu situación.

Recuerda que cada niño es único, por lo que es importante adaptar tu enfoque a las necesidades específicas de ese niño. La paciencia y la consistencia son clave para construir una relación sólida y positiva con un niño con mucho carácter.

Trastorno Negativista Desafiante niños qué es

Curso Conducta 1 Pautas básicas Educar en Positivo

 

Por qué mi hijo se porta mal solo conmigo