Os damos unos consejos para saber cómo afrontar cambio de colegio o clase

Es muy frecuente que nuestros hijos tengan que afrontar diferentes cambios cada año y ya no solo refiriéndonos al profesorado que cambia en cada curso académico, sino que también es muy habitual que se den cambios en las clases y los compañeros.

Hasta el momento estos cambios han sido mínimos para poder minimizar riesgos frente a la pandemia del Covid-19. Trataban de mezclar lo mínimo posible haciendo clases y grupos burbuja donde se relacionaban siempre con los mismos compañeros tanto en el recreo como en clase. Esto ha hecho que los vínculos que han establecido entre compañeros sean más fuertes y a su vez que la práctica de habilidades sociales disminuya. Pero poco a poco esta situación esta volviendo a cambiar, se vuelven a dar cambios y se mezclan grupos con mayor frecuencia.

Los niños pueden interpretar y afrontar estos cambios de diversas maneras, pueden verse afectados emocionalmente ante el abandono de su vida anterior, los amigos y compañeros, etc. En función de su carácter y personalidad se adaptará en menos o más tiempo a su nueva situación. Por ejemplo, en el caso de aquellos que son más, el periodo de adaptación es mucho más rápido que en aquellos que son más introvertidos. Así que cómo afrontar cambio de colegio dependerá también de las características individuales de cada niño. Nuestros psicólogos infantiles acompañan al niño en este proceso, y le ayudan a adaptarse al nuevo colegio.

Una gran mayoría los sufren como perdidas de compañeros y amigos, otros lo pueden llegar a interpretar como un castigo. El hecho de salir de su zona de confort y tener que enfrentarse desde cero a hacer nuevas amistades, conocer y adaptarse a las novedades de su ambiente, les puede generar ansiedad y estrés. Uno de los sentimientos más habituales es el miedo a no encajar o sentirse apartado. Por ello debemos darle la vuelta a esta perspectiva y hacerles entender que más que un castigo o un reto, es una oportunidad. Una oportunidad para poder conocer gente nueva, poder aprender cosas nuevas, vivir nuevas experiencias, desarrollar nuevas habilidades sociales y de adaptación.

El cerebro trabaja mejor en aquellos ambientes que conoce y maneja por lo que debemos darles un tiempo para conocer y adaptarse al nuevo entorno.  Es normal que durante el proceso de adaptación el niño se muestre más intranquilo de lo normal, con más preocupaciones, incluso puede afectar a la estabilidad emocional hasta que logra adaptarse al ritmo de la clase y se siente socialmente acogido.

A continuación, mostraremos algunos consejos que pueden ayúdales en cómo afrontar cambio de colegio:

El primer paso es no alimentar su preocupación Indirectamente podemos trasmitir miedo e incertidumbre ante este cambio, las conversaciones que podamos tener delante de ellos o que nos puedan escuchar no deben expresar esta preocupación ya que pueden obsesionarse y crearse miedo incluso antes de comenzar. Por ello debemos destacar siempre los beneficios y consecuencias positivas que puede conllevar ese cambio para ellos.

Invitar a los amigos a actividades fuera del colegio, con ello buscamos afianzar lazos, no limitar estas amistades al entorno escolar. Poder pasar tiempos con amigos fuera del colegio le puede ayudar a sentirse más seguro además de poner en practica habilidades sociales en diferentes entornos.

Animarlo a ser uno mismo. En el caso de niños conflictivos o a los que por el paso del tiempo se les adjudica de manera indirecta un rol este cambio puede suponer una mejora ya que tendrán la oportunidad de actuar y ser ellos mismos. Deben aprender que no siempre deben forzar ni pretender caer bien a todo el mundo, ni mucho menos cumplir las expectativas que tienen de el cuándo en ocasiones no son favorables. Saber distinguir quienes son de lo que les hacen ser.

Adoptar actitudes positivas Enseñarles la importancia de ser agradable, sonreír, saludar y ser generoso con los demás compañeros en la medida de lo posible, hacerles ver que esto les ayudara en el proceso de hacer nuevos amigos. Por otro lado, debemos también enseñarles a respetar y hacerse respetar, ser asertivo en sus relaciones, aprender a actuar de manera correcta ante posibles conflictos con los compañeros. Es otra de las cosas que podemos hacer si te está preguntando cómo afrontar cambio de colegio.

Introducir el menos número de cambio. Dentro de los cambios que puede sufrir en su entorno escolar es importante no introducir más cambios en otros ámbitos ya que puede dificultar su proceso de adaptación. Mantener las rutinas y hábitos en casa y de ocio para que no se sienta abrumado ni sobrepasemos su capacidad de adaptación.

Prestar atención ante señales de alerta o riesgo Debemos está atento ante cualquier signo de inadaptación transcurrido un tiempo, cambios de ánimo, adopción de comportamientos poco frecuentes en el niño, poco interés en los estudios o resistencia para ir al colegio… ante estos casos debemos contactar con los profesores, tutores u con la orientación del colegio. En ocasiones se puede llegar a la conclusión de necesitar ayuda externa. Para ello es recomendable contactar con un psicólogo, el cual mediante la coordinación con el profesorado y los padres pueda ayudar a que se dé éxito este proceso de adaptación y no provoque malestar ni derive en complicaciones más importantes.

Miedo a la vuelta al colegio

Julia Nicolás Lara

Psicóloga Sanitaria

Artículo anteriorPrevención en la delincuencia infantil
Artículo siguienteInsomnio en adolescentes por móvil
Somos un centro de larga trayectoria profesional y amplia experiencia como psicólogo infantil en Madrid, expertos en niños y adolescentes. Más de 900 evaluaciones y diagnósticos con los text más punteros como el WISC-V, el SENA o el AULA NESPLORA. Hemos ayudado a cientos de familias dando pautas y ayudando a niños. Tanto en sus dificultades de aprendizaje, emocionales como sociales. La eficacia de nuestras sesiones con resultados desde el primer mes.