Cenas de Navidad tóxicas

0
121
Cenas de Navidad tóxicas

Cenas de Navidad tóxicas, os damos una serie de consejos para que estas fiestas no sean momentos de discusiones ni de problemas con el resto de la familia.

A veces, hay situaciones complicadas, situaciones difíciles o estresantes que pueden llevar a las familias a discutir. También hay personas, que por sus condiciones son difíciles y con las que es difícil lidiar. Hay siempre con quien tenemos más feeling o menos feeling, pero lo importante es que estas cenas y comidas, no nos afecten a nuestra salud mental o vida en pareja. Por lo que os vamos a intentar dar unos consejos para que que sean lo más saludables para todos.

Consejos para unas Cenas de Navidad tóxicas

No usar la palabra Tóxica. No me gusta usar la palabra tóxica porque ya en sí, el usarla contamina. Parece que está de moda, personas tóxicas, cenas tóxicas… que ayudan a que se establezcan aún mas toxicidades. Usar esta palabra es lo contrario a la compasión y la comprensión, por lo que nos vuelve menos humanos. Va contra nuestra naturaleza. Usarla nos empobrece y nos lleva a perder nuestra esencia de humanidad. Estoy segura de que usarla, de por sí, provoca ella solita cenas tóxicas.

No hace falta ir a todas las comidas o cenas, en lugar de ir dos o tres veces, pues se puede ir sólo una. En estos casos priorizamos la calidad de la cantidad. Podemos resistir estar unas horas con aquel cuñado que no soportamos, pero todo tiene un límite y es mejor no sobrepasarlo. No es necesario tampoco quedarse hasta las 5 de la mañana, por las mismas razones.

Evitar el conflicto. A veces es casi imposible, la mejor manera, es ante cualquier pequeño índice de que pueda empezar, salir de la habitación. Irse del lugar un rato, hasta que la conversación conflictiva aminore. Salir a la terraza a tomar el aire, meternos en el baño o ir a la cocina a ayudar. Nos hará no perder el control, y nos hará no sentirnos mal al día siguiente por lo que dijimos.

Controlar el alcohol, para no perder el control.

-Olvidar el pasado, dejarlo aparcado por unas horas. Prohibido hablar del pasado. Volver al pasado es seguro motivo de discusión, y no va a ayudar a resolver nada. Sería volver a algo en lo que no vamos a conseguir avanzar. si ves que empiezan a hablar del pasado, puedes decir: “Lo siento pero yo no voy a hablar de ese tema” Si insisten, pues te levantas y te vas un rato de la situación.

Buscar temas de conversación neutros como la comida, el tiempo, los viajes. Temas entretenidos y amenos que nos hagan la cena divertida a todos, sin entrar en puntos de vista diferentes que puedan llevar al conflicto. Por supuesto, prohibido hablar de política a no ser que todos seáis del mismo partido, cosa que suele ser difícil. Buscar buenos momentos a recordar de todos juntos o divertidos, puede ser también algo que ayude a crear buen rollo.

Centrarse en el momento y disfrutar de los sabores de la comida, saborear cada pedacito que nos metamos en la boca, masticando despacio, y apreciando ese sabor. Nos ayudará a estar en el momento y evitar pensamientos que nos amarguen la noche.

-Recuerda que no hay cenas de Navidad tóxicas, ni personas tóxicas. Tu puedes elegir no verlas de ese modo, no usar esa palabra y tomar distancia física o emocional. Detrás de una “persona tóxica” hay una persona que sufre o que no está psicológicamente bien.

-Procura sentarte a la mesa con aquellos que tengas más feeling, y sentarte alejado de con los que tengas menos. Y por supuesto, nunca te sientes enfrente.

-Y si eres de los que vas por hacer feliz a tu pareja. Prohibidos los reproches, o el pedir a cambio. Lo haces porque quieres así que no protestar, si no estás dispuesto a dar sin recibir a cambio, mejor que no vayas.

-Y si has decidido no ir, respetar a tu pareja si va. Cada uno ha de poder actuar Sion sentirse coartado. Una cosa buena que tenemos los seres humanos en la capacidad de decisión y la libertad de poder tomar nuestras decisiones.

Bueno pues con estas pequeñas pinceladas espero que paséis unas felices noches y que os sirvan de ayuda.

Felices Fiestas!!!

Elisa Vaca

Terapia de pareja: Conflictos navideños