Hoy en día la adicción al móvil en adolescentes es algo habitual, nos vemos muy unidos a las nuevas tecnologías, se han convertido en un recurso al que recurrimos habitualmente tanto por trabajo, ocio, comunicación, etc. En concreto, hemos establecido una fuerte relación con los teléfonos móviles ya que nos facilitan mucho la vida. Pero es el uso inadecuado de estos lo que nos puede conducir a una adicción. Esta cuestión ha supuesto una creciente preocupación entre los padres, en especial cuando el uso inadecuado proviene de los más jóvenes.

A pesar de ser los adolescentes los más expertos y hábiles en el ámbito tecnológico, vemos que a su vez son más vulnerables y propensos a desarrollar adicciones y problemáticas relacionadas (juegos online, adicción a internet, adicción a las redes sociales…).

Además de la edad, existen otros factores de vulnerabilidad y predisposición que debemos tener en cuenta: baja autoestima, mayor irritabilidad (es habitual que se produzca tensión familiar por discusiones en torno al dispositivo), ansiedad, impulsividad y dificultades para tolerar la frustración.

Para poder enfrentar esta creciente problemática es fundamental poder realizar una detección y prevención. Comenzaremos con dar un listado de algunas señales que nos indicaran si se está desarrollando una dependencia y/o pérdida de control respecto al uso del móvil en los adolescentes.

Síntomas de adicción la móvil en adolescentes

  • Sentimientos de ansiedad cuando la situación no permite el uso del móvil, ya sea porque las normas sociales no lo permiten (en reuniones, en el colegio…), o por hechos como no tener batería o cobertura.
  • Su uso interfiere en la actividad diaria de manera frecuente. Es decir, su uso interrumpe las tareas cotidianas como puede ser el estudio.
  • Descuido de las actividades habituales previas, tanto familiar, académicas, de ocio… se comienza a dar una focalización en torno al móvil.
  • Utilizarlos en las situaciones donde puede resultar altamente peligroso su uso, como por ejemplo cruzando la calle, montando en bicicleta… actividades que requieren de una alta atención y concentración para su realización.
  • En situaciones sociales, su uso afecta al flujo de la comunicación con las otras personas, o cuando se recurre a él como respuesta de escape a la ansiedad que puede provocar la comunicación cara a cara. Se comienza a dar una pérdida de interés por la interacción social, focalizando las relaciones sociales en el móvil.
  • Se recurre frecuentemente al móvil para solucionar cuestiones afectivas y para afrontar las dificultades del día a día, reduciendo las estrategias y habilidades de afrontamiento.
  • Uso continuado por la noche, dificultando y afectando a la higiene del sueño.
  • Cuando se da un alto gasto económico (cambios constantes de dispositivos, facturas elevadas…).

Una vez detectadas estas señales conviene prevenir, de la adicción al móvil en adolescentes, y el uso inadecuado mediante:

  • Adecuada psicoeducación. Consiste en informarles acerca de las nuevas tecnologías, las ventajas y riesgos que conllevan y cómo hacer un uso responsable y controlado de estas.
  • Establecer herramientas de autocontrol en relación con su posible abuso, buscar estrategias alternativas y recapacitar antes de comprobar reiteradamente el teléfono.
  • Desconectar el dispositivo, o al menos no prestarle atención, cuando estemos realizando actividades deportivas, sociales, culturales, etc.
  • Fomentar las interacciones sociales directas y no limitarlas a la comunicación del móvil.
  • Modelo familiar. Resulta fundamental que tengan un modelo adecuado, la familia debe dar ejemplo de control y un uso adecuado del móvil. Esto ayudará a interiorizar y comprender las normas y cuál es el correcto manejo del dispositivo.
  • Control de horarios: tratar de limitar el tiempo que dedicamos al teléfono y evitar usarlo durante las actividades diarias. Evitar crear hábitos en torno al dispositivo.
  • Fomentar actividades alternativas como pueden ser paseos, leer, deporte, actividades en familia, de modo que el tiempo de ocio no se reduzca a utilizar el móvil.
  • Control de contenidos. Una manera de prevenir los riesgos que conlleva el uso de ciertas redes sociales es el de controlar que el contenido sea adecuado para la edad del adolescente.

Abordaje psicológico para la adicción al móvil en adolescentes

Muchos trastornos adictivos se caracterizan por la negación de esta dependencia o falta de control de una conducta adictiva. El principal factor de mantenimiento es la perspectiva y pensamiento del adolescente al considerar que obtienen mayor beneficio que coste al realizarla. Por lo tanto, resulta esencial lograr que sean conscientes de los riesgos y las consecuencias negativas que afectan a su vida. El primer paso,por lo tanto, será ayudarle a detectar el problema y la necesidad de cambio.

A diferencia del objetivo final en adiciones con sustancia, en este caso el objetivo final no será la abstinencia total, ya que son conductas que están presentes en nuestra día a día y no podemos eliminarlas por completo. Por lo tanto, nuestro objetivo será el de implementar estrategias y habilidades que ayuden al control de estas conductas.

Respecto al tratamiento, la mayoría de las adiciones se abordan desde una perspectiva multidisciplinar, donde va a ser fundamental la intervención psicológica. Cada tratamiento debe ser adaptado y personalizado según el caso para lograr mejores resultados, pero los principales planos que se abordarán en la terapia psicológica son: autoestima, control de impulsos, manejo de las emociones, estrategias de afrontamiento, entrenamiento en habilidades, herramientas para prevenir recaídas, etc.

Julia Lara

Psicóloga

Adolescentes y Adicciones