¿Qué es una economía de fichas?

¿Qué es una economía de fichas?. Parte 2

Como se trató en la primera parte del artículo, la economía de fichas es una técnica psicológica que tiene como finalidad motivar a los niños. A realizar determinadas conductas positivas.

Su objetivo es modificar aquellos comportamientos no deseables o disruptivos que están presentes en su patrón conductual, siendo el refuerzo la base principal del aprendizaje. Todo ello a través de la economía de fichas.

Esta técnica resulta ser un herramienta muy eficaz, divertida y gratificante para la modificación de las conductas de los más pequeños. Pero es importante saber como realizarla. Estos son algunos de los aspectos a tener en cuenta para poder realizar una economía de fichas y que resulte lo más eficaz:

  1. En primer lugar, se registrarán todas las conductas no deseables que se quieran desvanecer. O reducir en intensidad. O por el contrario, aquellas que se quieran potenciar o que aparezcan más en su patrón conductual. Para ello se realizará una lista con todas ellas de manera precisa.
  • En la primera etapa se eligen algunas de las conductas de la lista por la que se quiere comenzar. Además es importante no ser ambicioso con el número de objetivos que se le proponen. Ni con el grado de dificultad de los mismos.  Es aconsejable incluir uno o dos objetivos que resulten sencillos de ejecutar para el niño, en la economía de fichas. Por lo tanto, esto ayudará a motivarle y que se sienta capaz de cambiar y de cumplir el registro de modificación sin abandonarlo. Cuando los haya conseguido y superado, se cambiará el registro con nuevos objetivos.
  • Elige con el niño los reforzadores o premios que quiere conseguir al cumplir cada día con sus objetivos. Para asociarlos a la economía de fichas. Los reforzadores no tienen porque ser materiales, pueden ser la elección de su merienda, ver sus dibujos favoritos, ir al parque, jugar con él, etc. Si durante la semana ha conseguido muchos puntos o el máximo de las fichas, podrá conseguir reforzadores mayores que se hayan pactado con él.  Cuando haya conseguido “los puntos meta”, se le deberá entregar su recompensa. Es aconsejable que siempre que lo haga bien o se esfuerce por conseguirlo, se le refuerce con gestos de cariño, elogios y frases positivas.
  • Otro de los aspectos importantes a tener en cuenta, es crear una pacto con el niño con las normas del “juego”, los tiempos y la forma de canjear los puntos por los reforzadores. Esto evitará conflictos, ya que si tiene duda sobre las normas podrá revisar a lo que se ha comprometido. Las fichas o puntos se cambiarán posteriormente por un refuerzo o premio, en la economía de fichas.
  • Por último, se realizará una tabla con las conductas objetivo y con los espacios para poder poner cada día una pegatina o ficha en aquello que haya conseguido. Se le entregará antes al niño las fichas o pegatinas para que pueda canjear sus puntos por el premio. Si lo consigue se le entregará el reforzador, en el caso de que no lo cumpla se quedará sin el premio diario en ese momento, teniendo la oportunidad al día siguiente de conseguirlo, evitando el castigo y el refuerzo negativo verbal.
  • Una vez conseguidas las conductas objetivo, se deberán ir retirando y desvaneciendo las instrucciones que se han llevado a cabo en el proceso de instaurar o cambiar las conductas en las primeras fases. Para ello, se deben aumentar los tiempos de las entregas de los puntos e incrementar los criterios para poder conseguir las fichas. Este cambio se le deberá explicar al niño, haciéndole saber los avances y los beneficios que ha conseguido por su esfuerzo.

Rocío Delgado

Psicóloga Sanitaria

Lee la primera parte del artículo en: http://psicologoinfantil.es/que-es-una-economia-de-fichas/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

× ¿Cómo podemos ayudarte? WhatsApp
A %d blogueros les gusta esto: