Motivación escolar. Parte 1

Motivación escolar. Parte 1

En relación a la motivación escolar. En el ámbito escolar, los factores que pueden impulsar. O por el contrario desmotivar a los estudiantes para lograr sus metas se encuentran según los estudios, entre otros:

  • En primer lugar la autoeficacia y autoconcepto. Imagen de autoeficacia percibida y autoconcepto en relación al estudio. El autoconcepto, en el caso del ámbito académico, se trataría de aquellas percepciones que los sujetos tienen sobre sí mismos. En relación a sus aptitudes y actitudes para tal actividad. Así como las valoraciones de sus resultados.

En la medida en que esas descripciones y valoraciones sean más positivas o negativas. Ello repercutirá de forma directa en la motivación del estudiante para la realización de las tareas requeridas.

De este modo, estudiantes que consideren en mayor medida sus fracasos. Y cuestionen de modo negativo sus capacidades y habilidades para el estudio, no presentarán la motivación necesaria.

  • Además modelos y valores apreciados. Y de moda en la sociedad en la que se encuentre inmerso el estudiante. El contexto social y relacional que rodea al estudiante tiene una importante relevancia. Especialmente en el caso de la adolescencia, puesto que en esta etapa vital el grupo de iguales. Así como sus valores y modelos cobran una importancia especial.

Así, si en el contexto social y relacional del estudiante predominan unos valores y modelos que no incluyan la importancia del estudio. Es decir, si no está de moda estudiar, esto dificultará la predisposición del estudiante hacia el ámbito académico.

  • Por último, perspectivas y expectativas de futuro establecidas por el estudiante. Si una persona considera que algo que realice le va a reportar beneficios en un futuro. Esto llevará a cabo más acciones dirigidas a conseguir los mismos.

Sin embargo, para llegar a tal conclusión en primer lugar será necesario poder discernir cuáles pueden ser esos posibles beneficios. En función de ellos se establecerán unas expectativas y perspectivas de futuro que ayudarán. En este caso al estudiante, a continuar con sus estudios para conseguir tales metas.

Si por el contrario, el estudiante no es capaz de encontrar beneficios para poder establecer dichas perspectivas. Le resultará más difícil el poder lograr una motivación que le empuje a  continuar con sus estudios.

Este factor, en gran medida está determinado por la dificultad de los niños y adolescente. Para establecer pensamientos a medio largo plazo.

Aida Mañero Ocarranza

Psicóloga Sanitaria

Puede leer artículos similares en: http://psicologoinfantil.es/psicologo-fracaso-escolar-soluciones/

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.

A %d blogueros les gusta esto: