Psicologia infantil: Enuresis infantil

Parte II- Enuresis infantil

Como ya se trató en la primera parte del artículo, la enuresis infantil consiste en la emisión involuntaria de la micción. En la que el niño puede presentar varios episodios de pérdida. A lo largo del día, con mayor o menor abundancia. Con incontinencias de tipo diurno, nocturno o mixto (día y noche). 

La falta de control de los esfínteres en los primeros años de vida se encuentra dentro de la etapa normativa. Aproximadamente hasta los cinco años. A partir de esta edad no es esperable la falta de control y de incontinencia de la orina.

Si supera este periodo es recomendable acudir a un pediatra. Para valorar si hay alguna problemática a nivel orgánico. Si es de tipo de emocional, es aconsejable acudir a un psicólogo. Para poder ayudar al niño a identificar señales físicas de llenado, regular y controlar los esfínteres. Asó como valorar qué es lo que le ocurre a nivel emocional y contextual para que fisiológicamente su cuerpo responda así.

Los factores que pueden influir e intervenir en la aparición y en el mantenimiento de la enuresis son:

  • Factores biológicos. Alteraciones neurológicas como infecciones o inflamaciones. Factores genéticos como antecedente de familiares con enuresis. Capacidad vesical inmadura. Retraso madurativo. Alteraciones del sueño, entre otros.
  • Factores psicológico, familiares y sociocontextuales. Como por ejemplo:
  • Ambiente familiar inapropiado.
  • Familia disfuncional.
  • Situaciones de estrés. Por ejemplo, cambios de residencia, separaciones o el nacimiento de un hermano.
  • Actitud y/o estilo de los padres aversivo y poco comprensivo.
  • Personalidad del niño.
  • Presencia de problemas emocionales y conductuales.

Para que se puedan controlar los esfínteres, es necesarios que los mecanismos neurofisiológicos estén maduros y que el niño sea consciente de la necesidad del control de retener.

En resumen, a medida que va creciendo y madurando va aprendiendo a identificar las señales físicas. De la vejiga llena. De este modo, controlando los esfínteres, vaciando su vejiga y con ello desvaneciendo la incontinencia.

Estas son algunas pautas para abordar la enuresis en los más pequeños:

  • En primer lugar, crear un horario. Para ello se establecerán los horarios en lo que el niño tendrá que acudir al baño. Hasta que automatice este proceso, lo identifique y pueda acudir en el momento en el que sienta las sensaciones específicas de este acto.
  • Entrenamiento vesical. Se le enseñará a entrenar aguantando un corto periodo de tiempo el deseo de orinar. Interrumpiendo una vez el chorro urinario durante el proceso de la micción.
  • Control de los líquidos. Se le controlará la cantidad de líquido que toma y los momentos en los que el niño bebe. Reduciendo y evitando en la manera de lo posible el consumo de líquidos horas antes de irse a dormir.
  • Además, crear una tabla de logros. Donde el niño anote las “noches secas”. Así como los momentos del día que haya superado con éxito.
  • Finalmente, elogiar y premiar los logros y avances del niño. Ayudará a estimular su motivación y reforzará su conducta.

Rocío Delgado

Psicóloga Sanitaria

Puedes acceder a la primera parte del artículo en: http://psicologoinfantil.es/psicologo-infantil-madrid-enuresis-controlpis-quitarpanal/

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.

A %d blogueros les gusta esto: