Dislexia, ejemplos y tratamiento

Dislexia, ejemplos y tratamiento
La dislexia es una dificultad específica del aprendizaje, que se manifiesta en los procesos de la lectoescritura en la etapa infantil.
Suele ser una de las patologías más comunes de la infancia. Y hace referencia  a la dificultad para la adquisición de los aprendizajes de la lectoescritura.
Durante la edad infantil, la dislexia consiste en escribir los números al revés, invertidos o en espejo. Lo que nos indica un posible problema de literalidad cruzada.
El niño muestra errores en la lectura, peor rendimiento, así como menor velocidad, lo cual, afecta a su comprensión lectora.
Las formas en las que se presenta la dislexia son similares pero sus causas son distintas. Esto es un hecho muy importante  a tener en cuenta a la hora de que haya una mejora en la dificultad.
¿Cuáles son las señales o las características para poder detectar la dislexia? Es ponemos unos ejemplos

 

Ejemplos de dislexia en la edad escolar, hasta los 9 años de edad:
–       Sustituciones, omisiones, distorsiones o inversiones de letras
–       Inclusión de letras, palabras o sílabas en la misma palabra
–       Les cuesta la compresión lectora
–       Le cuestan las estructuraciones gramaticales
–       Dificultades para reconocer o eliminar sonidos fonéticos
–      Velocidad lectora lenta con silabeos, titubeos, rectificaciones u omisiones de palabras
–       Problemas para asociar las letras con los sonidos y los sonidos con las letras
–       Dificultad para pronunciar palabras no conocidas o familiares

 

Ejemplos en la edad escolar, más de 9 años de edad:

 

–       Disortografía, comete muchas faltas de ortografía
–       Lectura lenta y con dificultades en palabras nuevas
–       Dificultades para comprender lo leído

 

Ejemplos de dislexia en adolescentes y adultos:
–       Continúa con faltas de ortografía
–       Confunde la derecha y la izquierda
–       Leen sin enterarse de todo lo leído, les cuesta sintetizar
La detección de la dislexia precoz es fundamental, es conveniente que por parte del colegio se detecte. Después, que se mantenga una buena comunicación para poder orientar a los familiares y profesores.
Entonces, llega el momento deponer en marcha programas específicos de apoyo, con el objetivo de trabajar las dificultades anteriormente nombradas. Los colegios disponen de protocolos de actuación para ayudar al niño.
En ocasiones a la hora de trabajar con las dificultades de la lectoescritura se trabaja únicamente sobre las consecuencias. Lo que lleva a trabajar la lectura en sí, haciendo ejercicios de ejecución y velocidad lectora o de comprensión.
Esta forma, no es eficaz a medio y largo plazo, los problemas vuelven a salir de otro modo. No obstante, como se ha comentado anteriormente lo importante es detectar el porqué de la dificultad. Pues proponemos trabajar el origen del problema. Las posibles causas de la dislexia y ejemplos pueden ser entre otras:
  • Visoperceptivas. Ocurre cuando les cuesta ver el todo o percibir detalles visuales
  • Auditivas. A veces, confunde ponemas como la b y d, m y n, s y c
  • Memoria. A la hora de estudiar, no retiene mucha información en la memoria inmediata
  • Temporalidad. Cuando les cuesta redactar y contar historias en el tiempo, no controla los meses del año o el reloj
  • Espaciales. Cuando se percibe con dificultad en el espacio, les cuesta seguir la cuadrícula al escribir o la colocación de números en las operaciones matemáticas
El hecho de no conocer las causas puede hacer que no se vean las mejoras esperadas. Siempre insistimos en que es muy importante que se lleve a cabo una evaluación neuropsicológica del sujeto.