Trampa de los pensamientos negativos. “Distorsión cognitiva”

“Si cambiamos la forma de ver las cosas. Las cosas que vemos cambian de forma”

En primer lugar las cosas que nos suceden en la realidad no es la que nos provoca emociones. Tales como la ansiedad o tristeza. Son los pensamientos que tenemos sobre esas situaciones. Las interpretaciones que damos de lo ocurrido. En reLas que nos provocan las emociones.

De forma que una misma realidad puede tener distintas interpretaciones. Y por tanto, sentida de diferente manera. Si cambiamos nuestra perspectiva e interpretación de los hechos. Como consecuencia cambiará el cómo los sentimos a nivel emocional.

Sin embargo, nuestra mente crea pensamientos irracionales. Llevándonos a la exageración. También a la generalización, anticipación o conclusiones ilógicas. Y la consecuencia es el sufrimiento por nuestros propios pensamientos negativos irracionales. Entonces aparece la trampa de pensamientos negativos.

Para evitar caer en la trampa de dichos pensamientos. Lo primero es aprender a detectarlas. Hemos de cuestionar nuestros pensamientos o creencias. Ponerlos en duda. Y ver si existen otras posibilidades más realistas y razonables. A esto se le llama racionalizar.

El psicólogo Albert Ellis, padre de la Terapia Racional Emotiva. Llamó distorsiones cognitivas a las trampas de razonamiento. Que provocan una interpretación errónea e irracional de la realidad. Las distorsiones cognitivas más frecuentes son:

  1. En primer lugar inferencias arbitrarias. Sacar conclusiones de una situación que no está respaldada por hechos.
  2. También abstracción selectiva. Ocurre cuando sólo nos centramos en los detalles negativos de la situación. E ignoramos todo lo demás.
  3. Además sobregeneralización. Cuando extraemos juicios de valor a partir de un solo incidente negativo.
  4. Magnificación o minimización, Se da cuando valoramos de forma exagerada una situación, O minimizamos lo bueno que nos ha pasado. En ambos casos llevamos a interpretar con negatividad las situaciones.
  5. Razonamiento emotivo, Se da cuando pensamos que nuestras emociones. O pensamientos negativos nos definen. Es decir, soy lo que siento o pienso. Si en una ocasión sentimos que nos hemos comportado mal. Somos malos.
  6. Personalización. Nos atribuimos a nosotros mismos lo negativo de cualquier situación. Cualquier suceso negativo que nos encontremos. Pensaremos que es culpa nuestra.
  7. Pensamiento dicotómico. “Todo o nada”. Calificar como fracaso todo aquello que no se acerque a nuestras expectativas. 
  8. Clasificación y etiquetado. Explicar las ocurrencias negativas por factores intrínsecos. Negativos que nos definen. Es decir etiquetas negativas que nos ponemos.
  9. “Debería”. O “tendría que”. Cuando se refieren a uno mismo aparece la culpa. Y cuando se refieren a los demás aparece la frustración. Tamién ira y resentimiento.
  10. Por último descalificaciones automáticas de lo positivo. Quitar importancia a los propios éxitos. O rasgos positivos, considerarlos como algo “normal”.

Sara Montealegre

Psicóloga

Lee otro artículo en: https://psicologoinfantil.es/psicologo-madrid-tratamiento-depresion-ansiedad/

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here