¿Qué es la tricotilomanía?

La tricotilomanía es un trastorno psicológico del control de los impulsos.

Está caracterizado por la conducta recurrente de tirarse del cabello y da lugar a una pérdida perceptible del mismo. 

En primer lugar, es considerada como una conducta compulsiva que al individuo le cuesta controlar. Esta acaba derivando en la pérdida leve, notoria o total del cabello. La cual no sólo se encuentra vinculada con la zona de la cabeza sino que puede aparece en relación a las pestañas, cejas, barba u otras zonas del cuerpo.

En consecuencia, la prevalencia anual tanto en adultos y como en adolescentes es del 1% y 2% de la población general. Hallándose la edad de inicio en torno a los 11 y los 13 años. Siendo las mujeres el grupo más afectado y con un mayor porcentaje de su diagnóstico en comparación con los hombres.

En primer lugar, los sujetos que sufren esta patología son en mayor o menor medida conscientes del daño y de las consecuencias que pueden ocasionarle esta conducta compulsiva. Pero les es difícil de controlar y de parar el acto impulsivo de tirar, romper o pellizcar.

Por otro lado es común que en momentos y etapas de estrés, estas conductas lleguen a agudizarse. Resultándoles como un mecanismo de disminución de la ansiedad y de calma para poder aliviar el malestar en el instante. Es decir, estos actos acaban derivando en secuelas físicas evidentes en la persona, llegando a ser incomodas a la hora de enfrentarse a situaciones sociales.

En definitiva la gravedad de este trastorno es muy variable, depende de la intensidad, la duración y la frecuencia de estas compulsiones.

Además, pueden llegar a causar graves problemas tanto físicos como orgánicos. Como por ejemplo originando un alto malestar emocional y una baja autoestima. De la que llegan a  experimentar vergüenza, aislamiento, conductas de evitación e incluso cierto secretismo. Llegando a deteriorar los ámbitos de la pareja, sociales y laborales.

Esta patología presenta comorbilidad con otros trastorno asociados.

Por ejemplo:

  • Trastorno obsesivo-compulsivo
  • Trastorno de déficit de atención e hiperactividad
  • Ansiedad
  • Trastorno depresivo

Por otro lado, la tricotilomanía puede reducirse o desvanecerse con un adecuado tratamiento psicológico. Según los estudios la terapia cognitivo-conductual resulta ser la más eficaz para poder abordar, identificar y manejar los síntomas. Así como para la práctica de estrategias conductuales y cognitivas para la mejora del pronóstico de este trastorno.

En conclusión, según la gravedad de los síntomas resulta eficaz la combinación con  tratamiento farmacológico como métodos de apoyo. Para poder reducir los niveles de ansiedad y estabilizar el estado de ánimo, promoviendo mayores avances en el tratamiento.

Referencias:

Rocío Delgado

Psicóloga Sanitaria

Artículo anteriorAtención plena y mindfulness
Artículo siguientePor qué evaluar manejo del estrés
Psicólogo Infantil - Vaca Orgaz
Somos un centro de larga trayectoria profesional y amplia experiencia como psicólogo infantil en Madrid, expertos en niños y adolescentes. Más de 900 evaluaciones y diagnósticos con los text más punteros como el WISC-V, el SENA o el AULA NESPLORA. Hemos ayudado a cientos de familias dando pautas y ayudando a niños. Tanto en sus dificultades de aprendizaje, emocionales como sociales. La eficacia de nuestras sesiones con resultados desde el primer mes.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí