Autonomía en los niños

La autonomía como capacidad se refiere al conjunto de habilidades que cada persona tiene para hacer sus propias elecciones. Tomar sus decisiones y responsabilizarse de las consecuencias de estas.

El desarrollo de esta habilidad es un objetivo prioritario. En la educación de un niño. Los niños con pocos hábitos de autonomía generalmente presentan problemas de aprendizaje y de relación con los demás. La autonomía se puede y debe enseñar desde que son pequeños. Dejándoles hacer tareas que puedan hacer ellos solos y no conlleven peligro. Estas tareas pueden ser:

  • En primer higiene. Todas las tareas relacionadas con la higiene y el autocuidado personal. Como lavarse los dientes, lavarse las manos, ducharse e ir al baño.
  • Vestido: se refiere a las actividades relacionadas con el uso de las prendas, es decir, vestirse sólo, guardar la ropa limpia, echar la ropa sucia a lavar…
  • Comida: estas habilidades son las relacionadas con aprender a comer solo, a usar distintos cubiertos, respetar las normas de educación en la mesa o ayudar a preparar las distintas comidas.
  • Vida social: se refiere a las normas básicas de educación como pueden ser saludar y despedirse, cómo usar los servicios públicos…

 ¿Y cómo podemos enseñarle esto a los más pequeños de la casa?
Primero deberemos saber qué les vamos a exigir y preparar el material necesario. Debemos exigirles tareas adecuadas a su edad y progresivamente ir aumentando la dificultad y debemos hacerlo siempre, es decir, si exigimos que recoja sus juguetes, esto debe hacerlo de manera diaria.

Para que el niño pueda realizarlo, primero debemos explicarle qué tienen que hacer y cómo poder hacerlo. Para ello, hay que explicarle de manera clara y concisa lo que queremos que haga. Además, debemos enseñarle a través del modelaje o la imitación.

PACIENCIA! A la primera es normal que no recoja los juguetes exactamente como se lo hemos pedido, pero con la práctica y la paciencia todo se consigue. Al principio necesitarán más de nuestra ayuda, pero progresivamente iremos reduciendo la misma.

Lucía Ongil

Psicóloga

Puedes leer otro artículo en: http://psicologoinfantil.es/logopeda-mi-hijo-no-habla-educacion-infantil/

Artículo anteriorJuegos en familia
Artículo siguienteSíndrome de nido vacío
Psicólogo Infantil - Vaca Orgaz
Somos un centro de larga trayectoria profesional y amplia experiencia como psicólogo infantil en Madrid, expertos en niños y adolescentes. Más de 900 evaluaciones y diagnósticos con los text más punteros como el WISC-V, el SENA o el AULA NESPLORA. Hemos ayudado a cientos de familias dando pautas y ayudando a niños. Tanto en sus dificultades de aprendizaje, emocionales como sociales. La eficacia de nuestras sesiones con resultados desde el primer mes.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí