Aumentan los problemas psicológicos en los niños debido a la pandemia

La situación actual sanitaria ha afectado a todos en todas las edades. Tanto adultos, adolescentes como en niños. Desde nuestra experiencia y perspectiva estamos observando desde el centro que aumentan los problemas psicológicos presentados en los niños.
Tanto a nivel emocional, como conductual, académico o de desarrollo.

Problemas psicológicos en niños a nivel Emocional
A nivel emocional, estamos viviendo hace 1 año en una incertidumbre constante. Nosotros, los adultos podemos reaccionar de diversas maneras respecto de los niños. Por un lado, hay una tendencia a ocultar o maquillar lo que ocurre. Esto hace que los niños se sientan aún más inseguros, porque al relacionarse con los demás o estar en la realidad no saben qué ocurre. Todo ello puede llevar a alteraciones diversas en los hábitos y rutinas diarias. Como problemas para dormir, en la alimentación o regresiones en el desarrollo. Por otro lado, están los padres que dan demasiada información a sus hijos. El otro extremo lleva a los niños y adolescentes a un estado de ansiedad marcado. Perciben el entorno como amenazante y no controlado. Esto hace que se muestren más irascibles, nerviosos o con problemas en el comportamiento.

Problemas psicológicos en niños a nivel Conductual
A nivel conductual hemos observado que los niños y adolescentes, sobre todo el último grupo, presenten alteraciones en mayor intensidad y frecuencia. En parte es debido a la falta de contacto social o cambio en éste. Así como por la falta de hobbies.

El confinamiento y la situación de la pandemia a cambiado los patrones de relación. Por un lado, se tiende a relacionarse más a través de las pantallas y juegos online, y ha disminuido en gran medida las salidas y actividad física. Esto hace que no haya un desahogo a nivel fisiológico, lo que lleva a un aumento de la tensión en el ambiente familiar. Por otro lado, el pasar más tiempo con sus padres, en ocasiones ha llevado a los adolescentes, sobre todo, a presentar un mayor número de enfrentamientos. Ellos están en una etapa de diferenciarse de sus progenitores y esto se acrecienta en el momento en el que nos encontramos. Se sienten más invadidos y vigilados, debido a que es cierto que pasan un mayor tiempo con ellos.

Problemas psicológicos en niños a nivel Académico
El año pasado fue un año diferentes a nivel escolar. Como todos sabéis, no se pudieron impartir del mismo modo los criterios educativos, ni en cantidad ni calidad. Y además se bajaron los niveles, debido a la situación, para promocionar. Esto hizo que los niños con dificultades perdieran aún más los conocimientos. Ya que el arrancar en septiembre fue mucho más difícil. La base adquirida del año anterior no estaba asentada, y el tener una dificultad hacía que esté fuera exponencialmente mayor. A esto se le suma el hecho de que no pudieron acudir, en algunos casos, a sus tratamientos, por lo que la mejora en su dificultad se vio alterada.

Problemas psicológicos en niños a nivel De desarrollo
Por último, dentro de lo que en este artículo quiero destacar, están las alteraciones en el desarrollo. Con ellas me refiero a las dificultades de niños de 0 a 6 años de edad. Más concretamente a partir de los 2 años, aproximadamente. En esta edad, concretamente, se da una explosión del lenguaje, el cual se ayuda de las relaciones sociales con sus iguales y con el adulto, así como de las rutinas de aprendizaje. Hemos observado en el centro, que los niños que presentaban el año pasado dificultades de lenguaje, este año estas se han visto potenciadas. Por un lado, por no haber recibido tratamiento. Por otro lado, por no haber podido ser evaluados. Pero por un lado aún más importante, es por la falta de relación social y tiempo de los padres.

Es cierto que hemos pasado más tiempo con nuestros hijos, pero ¿de qué forma? Muchos de nosotros hemos tenido que teletrabajar, por lo que no hemos podido estar con ellos del modo en el que nos gustaría. Esto ha hecho que tengamos que dejarles entretenidos con medios que a lo mejor no son los más adecuados, lo que los ha llevado a acostumbrarse a meterse más en su mundo. A lo que se le une, el hecho que comentábamos en el apartado anterior de que no han podido pasar tiempo con sus iguales. Lo que ha llevado a que los procesos de modelado y aprendizaje vicario se hayan visto afectados de manera negativa.

Belén Pozo

Psicóloga Sanitaria