Qué hacer si tu hijo repite curso y cómo decírselo

0
46
Qué hacer si tu hijo repite curso y cómo decírselo

Qué hacer si tu hijo repite curso y cómo decírselo Cuando ya se sabe o se ha decidido que debe repetir curso. Para nosotros siempre es la última opción pero es cierto que hay casos en los que puede que haya más beneficios que desventajas, como cuando no ha aprendido los conceptos y conocimientos de ese curso o ha faltado muchos días a clase.

Si los profesores de tu hijo se han planteado la opción de que pudiese repetir y al final no repite o si al fin al repite curso. Necesitas un informe de un psicólogo que valore las causas de estas dificultades de aprendizaje. Y necesita ayuda especializada de un psicólogo infantil que es el experto que estudia el cerebro y que sabe cómo desarrollar las áreas que han dado más bajo y que no se están desarrollando como deberían. Debes asegurarte de que todas las áreas del cerebro se estén desarrollando bien o de lo contrario al año que viene, repita o no te encontrarás otra vez con el mismo problema. Para ello debería trabajar con un psicólogo infantil 2 veces en semana que es el profesional que sabe cómo desarrollar estas áreas.

Dificultades en la lectura, escritura, matemáticas o de aprendizaje tiene una causa en alguna parte del cerebro, que se ha de buscar para estimular. No se desarrollan porque el niño repita curso, ni se desarrollan por que el niño se haga más mayor. Al contrario se pierde el tiempo esperando a que maduren solas. Estas dificultades pueden ser Dislexia, TDAH, Discalculia o un Trastorno de Aprendizaje entre otros.

Comunicarle a tu hijo que repetirá curso puede ser un momento difícil tanto para el niño como para los padres. Aquí hay algunos consejos sobre cómo y dónde hacerlo para minimizar el impacto emocional y fomentar una actitud constructiva. Es importante ver siempre el lado positivo para enfocarlo como un avance y un aprendizaje. Nunca ha de verse como un castigo, o corremos el riesgo de que produzca el efecto contrario.

Cómo Decírselo

Comunicarle de manera positiva lo que va a ocurrir

  1. Preparación
    -Reflexiona sobre lo que vas a decir y cómo lo vas a decir.
    -Anticipa preguntas y prepara respuestas honestas y tranquilizadoras.
  2. Empatía
    -Expresa comprensión y empatía por sus sentimientos.
    -Reconoce que puede sentirse triste, enfadado o avergonzado.
  3. Claridad y Honestidad
    -Explica claramente las razones por las que repetirá curso, utilizando un lenguaje apropiado para su edad.
    -Evita culpar y enfócate en los hechos.
  4. Positividad
    -Enfatiza que repetir curso no es un castigo, sino una oportunidad para aprender y mejorar.
    -Habla sobre las ventajas, como tener una base más sólida para el futuro o poder sacar muy buenas notas.
  5. Evita
    -Que te vea triste o preocupado.
    -Hablar mal o criticar a los profesores.
  6. Que vea una salida a su problema, que vais a hacer algo diferente para solucionarlo y que no va a volver a pasar. Puede que tenga miedo a tener que repetir otro año.
  7. Haz algo diferente como buscar ayuda profesional, que el psicólogo infantil le va a ayudar para que no vuelva a ocurrir. Y que empiece a acudir 2 veces en semana. O si ha estado con alguna ayuda que no ha dado resultado cámbiala.
  8. Apoyo
    -Reitera tu apoyo incondicional y asegúrale que estarás allí para ayudarlo en el proceso.
    -Habla sobre los profesores y cómo lo van a apoyar o programas de apoyo escolar.
  9. Plan de Acción
    -Involucra a tu hijo en la creación de un plan para el próximo año escolar.
    -Establece metas realistas y pasos concretos para alcanzarlas.

Dónde Decírselo

  1. Lugar Privado y Seguro. Elige un lugar tranquilo y privado donde tu hijo se sienta seguro y cómodo, procura que no sea en casa, quizá dando un paseo por el parque, pero busca que estéis solos para que nadie pueda oírlo o él piense que alguien pueda oírlo.
  2. Sin Distracciones. Asegúrate de que no haya distracciones durante la conversación. Apaga el móvil, la tablet y elige un momento en que no haya prisa.
  3. Tiempo Adecuado. Elige un momento en que ambos estén relajados y no tengan otras preocupaciones inmediatas. Evita hacerlo justo antes de una actividad importante o al final de un día estresante.

Ejemplo de Diálogo

Padre/Madre: “Hola cariño (o como le suelas llamar de manera cariñosa), necesito hablar contigo sobre algo importante. ¿Podemos sentarnos juntos un momento?”

Hijo: “Claro, ¿qué pasa?”

Padre/Madre: “Sé que has estado trabajando duro en la escuela, y estoy muy orgulloso de tu esfuerzo. Este año ha sido difícil y, después de hablar con tus profesores, hemos decidido que repetirás el curso. Sé que esto puede ser decepcionante, pero quiero que sepas que esto no es un castigo. Es una oportunidad para que te sientas más seguro y preparado en tus estudios. Estaré contigo en cada paso del camino y te ayudaremos a tener un mejor año escolar. Además vas a poder sacar buenas otras y te vas a sentir muy feliz por ello. ¿Cómo te sientes con esto?”

Hijo: (Darle su tempo para que se exprese y valida siempre sus emociones para que se sienta comprendido)

Padre/Madre: “Entiendo cómo te sientes. Vamos a trabajar juntos para que este próximo año sea mejor. Vamos a buscar ayuda profesional para que nos enseñe a estudiar mejor para que seas mucho mas eficaz. Iremos a un centro donde van a hacer que estés mucho más atento o a mejorar tu lectura para que seas rápido leyendo”

No conviene que te enrolles mucho, es mejor algo corto, para no crear ansiedad en el niño, pero escúchale y deja que exprese su malestar.

Otros aspectos importantes a mencionar o resaltar son

  1. La mayoría de los niños que acuden a nuestro centro con dificultades de aprendizaje tienen la creencia de que son “tontos” por lo que debes explicarle que esto no tiene nada que ver con la inteligencia que son otras causas como la falta de eficacia en alguna tarea y que el psicólogo infantil nos ayudará a ser más eficaces.
  2. Sobre los amigos dile que no va a perder a sus amigos, que podrá seguir viéndolos y jugar con ellos en el recreo o a la salida del colegio. Y que además va a tener la oportunidad de hacer nuevos amigos y que le van a invitar a muchos más cumpleaños.
  3. Normalizar la situación, es el momento de decirle si mamá o papá alguna vez repitieron curso. O si alguna vez estuvieron a punto de repetir.

Con esto nos estamos adelantando a que no se preocupe por cosas que antes o después le van a preocupar.

Recuerda, lo más importante es mostrar amor, apoyo y paciencia durante esta conversación y en los meses siguientes. Habrá días en los que esté mejor y otros en los que esté triste.

Qué hacer tras la noticia de que tu hijo repite curso

Descubrir que tu hijo repetirá curso puede ser un desafío emocional tanto para él como para ti. Sin embargo, esta situación puede convertirse en una oportunidad para reforzar su aprendizaje y desarrollo personal. Aquí te ofrecemos una guía sobre qué hacer si tu hijo repite curso y cómo puedes ayudarle a superar este reto de manera efectiva.

  1. Comprender las Causas. Es crucial identificar las razones por las cuales tu hijo no ha alcanzado los objetivos académicos necesarios. Pueden ser variadas, como dificultades de aprendizaje, problemas emocionales, o incluso situaciones familiares complicadas. Habla con los maestros y mantén una actitud de escucha. Pide cita para obtener una evaluación completa en un psicólogo infantil.
  2. Fomentar una Actitud Positiva. Mantén una actitud positiva y evita culpar a tu hijo. Explícale que repetir curso no es un fracaso, sino una segunda oportunidad para aprender y mejorar. Refuerza su autoestima destacando sus fortalezas y logros.
  3. Establecer un Plan de Acción. Trabaja con los maestros para desarrollar un plan educativo personalizado. Este plan debe abordar las áreas donde tu hijo necesita más apoyo, ya sea en matemáticas, lectura, o habilidades sociales. Incluye metas claras y alcanzables para mantener a tu hijo motivado. Comienza con un psicólogo infantil para desarrollar las áreas del cerebro que necesiten ser trabajadas.
  4. Crear un Entorno de Estudio Adecuado. Un entorno de estudio tranquilo y bien organizado es fundamental. Asegúrate de que tu hijo tenga un lugar fijo y sin distracciones para hacer sus tareas. Establece una rutina diaria que incluya tiempo para estudiar, jugar y descansar.
  5. Involúcrate en su Educación. Participa activamente en la educación de tu hijo. Asiste a reuniones escolares, mantén una comunicación abierta con los profesores y revisa regularmente sus tareas y progresos. Pide reuniones cada 2 meses y no dejes pasar un mes sin avances.
  6. Considerar Apoyo Especializado por un Psicólogo Infantil. A veces, los niños necesitan apoyo extra que va más allá de lo que pueden ofrecer los padres y la escuela. Considera contratar un profesional especializado, inscribir a tu hijo en programas de apoyo académico o terapias que aborden sus necesidades específicas.
  7. Trabajar en las Habilidades Emocionales. Repetir curso puede afectar emocionalmente a tu hijo. Ayúdale a desarrollar habilidades emocionales como la resiliencia, la autoestima y la gestión del estrés. Habla abiertamente sobre sus sentimientos y ofrécele apoyo emocional.
  8. Fomentar Actividades Extracurriculares. Las actividades extracurriculares pueden proporcionar a tu hijo una válvula de escape creativa y social. Inscribirlo en deportes, arte, música o cualquier otra actividad que le apasione puede ayudar a mejorar su bienestar general y su rendimiento académico. Todo suma.
  9. Monitorear el Progreso. Revisa periódicamente el progreso de tu hijo para asegurarte de que está avanzando. Si notas que sigue teniendo dificultades, ajusta el plan de acción y busca nuevas estrategias de apoyo.
  10. Mantén la Comunicación Abierta. Fomenta una comunicación abierta y honesta con tu hijo. Escucha sus preocupaciones y asegúrate de que se sienta comprendido y apoyado. La confianza mutua es esencial para superar este desafío juntos.

Repetir curso no tiene por qué ser un obstáculo insuperable. Con el apoyo adecuado y una estrategia bien planificada, tu hijo puede convertir esta experiencia en una oportunidad para crecer y desarrollarse tanto académica como personalmente. Recuerda que tu actitud positiva y tu apoyo constante son clave para ayudarle a superar este reto con éxito

Qué signos me dicen que debo de consultar a un psicólogo

Debes de estar pendiente los siguientes meses por si tu hijo necesita ver a un psicólogo después de enterarse de que repetirá curso puede depender de varios factores y señales de comportamiento. Te comento algunos signos que podrían indicar la necesidad de buscar ayuda profesional.

  1. Cambios en el estado de ánimo: Si tu hijo muestra tristeza persistente, irritabilidad, o llora con frecuencia.
  2. Problemas de comportamiento: Aumentos en la agresividad, desobediencia, o conductas disruptivas en casa o en la escuela.
  3. Retiro social: Evita a amigos y familiares, pierde interés en actividades que antes disfrutaba, o se aísla.
  4. Dificultades académicas: Falta de motivación para hacer tareas, disminución del rendimiento académico, o expresa sentimientos de desesperanza sobre su capacidad para mejorar.
  5. Problemas de sueño: Insomnio, pesadillas, o dificultades para dormir bien.
  6. Cambios en el apetito: Pérdida o aumento significativo del apetito, lo que puede llevar a cambios notables en el peso.
  7. Quejas físicas: Dolores de cabeza, de estómago u otros síntomas físicos sin una causa médica aparente.
  8. Baja autoestima: Expresa sentimientos de inutilidad, culpa excesiva, o habla negativamente sobre sí mismo.
  9. Pensamientos de autolesión o suicidio: Cualquier mención de querer hacerse daño o pensamientos suicidas deben ser tomados muy en serio y requieren atención inmediata.

Estos signos pueden variar en intensidad y frecuencia, pero si observas uno o más de ellos de manera consistente, sería prudente considerar una consulta con un psicólogo. Este profesional puede ayudar a tu hijo a desarrollar estrategias para manejar sus emociones y adaptarse a la situación de repetir curso de manera saludable.

Desde que le des la noticia es importante que le vigiles por si se diese alguno de estos signos, si es así consulta cuanto antes a un psicólogo para que lo valore y te diga cómo actuar. Es importante que hables mucho con él durante todo el año para que se desahogue y te cuente lo que que puede pasar o pensar. Procura que haga muchos ejercicio físico y daros grandes paseos los fines de semana al sol o con la bicicleta.

Espero que esta entrada os ayude en esta nueva etapa.

Elisa Vaca

Psicóloga

Razones por las que tu hijo no debería repetir curso