Qué hago con mi adolescente

Ayer hablamos de por qué un puede faltar al respeto. Explicamos que por un lado es causa de las características de la propia etapa. Pero también es cierto que depende del control que hayamos tenido de su comportamiento en edades tempranas.

En ocasiones cuando son pequeños les dejamos más hacer. Pensamos que cuando sean más mayores se darán cuenta. Pero lo cierto es que no ocurre. Que por lo general, no siempre, se recoge lo que se siembra. Si el niño o niña se acostumbra a recibir demasiadas explicaciones cuando sea mayor las exigirá. Si de vez en cuando se sale con la suya lo intentará.

Entonces qué hago con mi adolescente

  • Lo primero de todo y los más importante, ponerle límites. Estos son los que le van a generar seguridad. Su actitud los reclama. Aunque se rebele ante ellos, le ayudan a guiarle.
  • Por otro lado los límites pueden ser acuerdos. Es cierto que porque yo lo digo y punto, es un tema complicado de instaurar. Lo mejor es sentarse en familia y hablar de los límites. De qué consecuencias pueden tener y cómo debemos cumplirlos en familia.
  • Es esencial que tengan una rutina dentro de la cual esté planificado su tiempo de ocio. En este además de estar con los amigos deberá haber un deporte o disciplina como la música.
  • Además hay que darle su espacio. Es cierto que por sus características, necesitan estar con ellos mismo. Por todo ello es importante que se lo permitamos. Vigilando en la distancia.
  • Por último, es importante que se sientan escuchados. La primera premisa es que no nos contarán todo. Y cuando nos lo cuenten es muy importante no juzgarlo. No intentar solucionar lo que nos han contado. Ni castigarles o recrimiarles por ello. Por lo contrario, acogeremos su preocupación llevando a cabo una escucha activa.

Belén Pozo

Psicóloga Sanitaria

Lee otro artículo en: https://psicologoinfantil.es/psicologo-hijo-falta-respeto/

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here