DSC00217-300x225Psicología adultos: Alteraciones amnésicas o de memoria

La amnesia se define como la incapacidad para codificar y registrar información nueva y recordar los sucesos, episodios o hechos que han ocurrido previamente. La causa más común suele ser orgánica, y se deriva de un daño a nivel cerebral consecuencia de:

  • Un accidente cerebro vascular (ACV)
  • Un traumatismo craneoencefálico (TCE)
  • Un tumor cerebral
  • Una enfermedad infecciosa, por ejemplo, la encefalitis herpética
  • Una enfermedad neurodegenerativa
  • Hemorragias cerebrales
  • Las anoxias
  • Las epilepsias
  • Enfermedades que afectan al Sistema Nervioso Central (SNC)
  • La terapia electroconvulsiva (TEC)
  • El consumo de alcohol muy prolongado en el tiempo
  • La desnutrición
  • El ingerir determinados psicofármacos,…

Entre las principales alteraciones amnésicas, pueden distinguirse:

  • La amnesia anterógrada
  • La amnesia retrógrada
  • La amnesia específica
  • La amnesia inespecífica

La división de la amnesia anterógrada y retrógrada se ha realizado teniendo en cuenta el período temporal que está afectado, y la división de la amnesia específica e inespecífica, se ha realizado teniendo en cuenta la modalidad sensorial implicada (visual, auditiva, táctil,…) y el tipo de material a memorizar (verbal, espacial, visual).

La amnesia anterógrada es la incapacidad para poder retener información nueva (datos nuevos o sucesos que han acontecido después de la lesión cerebral) ya que la información no pasa a la memoria a largo plazo. De esta manera, todos los recuerdos que se tienen antes de la lesión, se mantienen intactos, por el contrario, no se pueden recordar acontecimientos inmediatos ni aprender nueva información. Es el rasgo más característico de los síndromes amnésicos.

La amnesia retrógrada es la incapacidad para recordar los acontecimientos que han ocurrido antes del momento en el que se produjo daño cerebral. Afecta a los hechos autobiográficos (información sobre la propia vida) y a la información de carácter público, como es el caso de los acontecimientos políticos o sociales que haya vivido la persona afectada por el déficit amnésico.

Suele ser también más intensa, a medida que nos acercamos a los años, los meses y los días o momentos en los que tuvo lugar el episodio o el suceso que causó el problema de amnesia.

La amnesia específica, está relacionada con el tipo de información o material concreto que se ha de memorizar y la modalidad sensorial implicada. Una persona puede tener dificultades para recordar un texto leído o determinadas palabras pero por el contrario, no mostrar dificultades en el recuerdo de lugares o de caras.

La amnesia inespecífica, es aquella que se da independientemente de la modalidad sensorial implicada y, se presenta para todo tipo de material; puede darse una amnesia para los rostros, los lugares, las palabras, los textos,…

Dentro de este tipo de amnesia, pueden destacarse dos tipos, una amnesia inespecífica con confabulación y una amnesia inespecífica sin confabulación. La confabulación se define como una falsa huella de memoria que se da porque no se puede evocar o seleccionar de manera selectiva los recuerdos, es decir, es la tendencia que se tiene de generar recuerdos falsos. Aunque afecta sobre todo a la memoria autobiográfica también puede verse afectada, la memoria semántica.

Miriam Benavides

Psicóloga

Artículo anteriorLo de antes no sirve para lo de ahora
Artículo siguientePsicología adultos: Las consecuencias de la visión negativa
Psicólogo Infantil - Vaca Orgaz
Somos un centro de larga trayectoria profesional y amplia experiencia como psicólogo infantil en Madrid, expertos en niños y adolescentes. Más de 900 evaluaciones y diagnósticos con los text más punteros como el WISC-V, el SENA o el AULA NESPLORA. Hemos ayudado a cientos de familias dando pautas y ayudando a niños. Tanto en sus dificultades de aprendizaje, emocionales como sociales. La eficacia de nuestras sesiones con resultados desde el primer mes.