El ambiente externo en el estudio de tu hijo

El ambiente externo en el estudio de tu hijo.

En primer lugar, ¿la habitación donde estudia tu hijo guarda las condiciones necesarias de trabajo?.

Por otro lado, ¿sus estanterías y su mesa están ordenadas?.

¿Tiene a mano todo el material que necesita a la hora de estudiar?.

¿Dispone de luz natural en su habitación?.

¿Dispone de mesa de estudio?.

¿Hace uso de la agenda escolar?.

¿Su lugar de estudio es silencioso?.

Por último, ¿está pendiente de los dispositivos electrónicos mientras trabaja?.

Un buen ambiente externo de estudio y de trabajo va a favorecer la realización de las actividades escolares. Por ello es importante tener en cuenta que elementos son favorecedores. Y cuales contraproducentes en el estudio de tu hijo.

  • La sala de estudio. Es importante poder disponer de una habitación de uso exclusivo para el estudio. Como en muchas ocasiones esto no es posible, hay que favorecer que el estudio sea siempre en un mismo lugar.  
  • El orden. Una habitación, una mesa y unas estanterías ordenadas. Y limpias van a favorecer el estudio de tu hijo. El orden, le va a facilitar encontrar todo aquello que necesite durante su tiempo de estudio. De esta manera, ganará tiempo y también, facilitará una presentación más organizada de sus trabajos.
  • El mobiliario. La silla y la mesa van a ser dos componentes fundamentales a la hora de estudiar. Importante que la mesa sea amplia y útil para el estudio. Despejada de todo aquello que pueda contribuir a la distracción de tu hijo. En cuanto a la silla, destacar que ha de ser cómoda y regulable para que pueda adaptarse a él.
  • Las estanterías. Las estanterías, deberían estar destinadas al material necesario de estudio. El diccionario, las carpetas, los libros, las pinturas,…, es material que debería de estar a mano y ordenado en ellas. La idea, es que el material escolar esté separado de cualquier otro elemento que puede ser motivo de distracción:
  • Los juguetes.
  • La colección de juegos para la consola.
  • Las revistas.
  • Los comics,…

Lo conveniente entonces sería poder tener una zona exclusiva de estudio, otra de almacenaje de juegos y otra de descanso.

  • El silencio. Un ambiente de estudio tranquilo y relajado, va a favorecer la capacidad de concentración. Evidentemente, llamadas telefónicas, wasaps o el ruido de fondo de la televisión o de la música no van a beneficiarles.
  • La agenda escolar. La agenda puede considerarse como una ayuda externa que favorece el recuerdo de los quehaceres diarios. Les permite ser más organizados y tener controlada la información relativa a los deberes, trabajos y exámenes.
  • La luz natural. Lo aconsejable es poder estudiar con luz natural. En caso de no poder ser, se ha de intentar que el espacio de estudio favorezca la visión. Y para ello, ha de estar muy bien iluminado. Una lamparita de mesa para iluminar los apuntes y los libros y una luz indirecta, para la habitación en general.
  • Habitación ventilada. Una habitación con un olor agradable y con una buena ventilación, va a favorecer la concentración de tu hijo.

Estos son algunos de los aspectos que has de tener en cuenta a la hora de la actividad de estudio de tu hijo. Comprueba que el ambiente externo es el adecuado y en caso contrario, busca un ambiente más favorecedor.

Miriam Benavides

Psicóloga Sanitaria

Lee artículo relacionado en: http://psicologoinfantil.es/psicologia-madrid-infantil-motivacion-escolar-parte-1/

Deja una respuesta

Tu email nunca se publicará.

× ¿Cómo podemos ayudarte? WhatsApp
A %d blogueros les gusta esto: