Duelo en los niños

Duelo en los niños

Duelo infantil cuando alguien importante ya no está

Los más mayores solemos tener la idea de que mantener a los niños alejados de cualquier situación que implique dolor . Y sufrimiento es lo mejor que podemos hacer por ellos. Ya que nuestro deber es protegerlos y cuidarlos.

Al mismo tiempo coincidimos en que el mero hecho de hablar de una muerte conlleva sufrimiento. Y por tanto tendemos a evitar hablar de ello con los más pequeños de la casa. Sin embargo, lo ideal es actuar de otra forma. El hecho de hablar, comunicarse y, sobre todo, expresar. Y compartir el sufrimiento de dolor en la infancia es fundamental para que los niños pasen por un proceso de duelo infantil. Para que este sea adaptativo y sano. Además de integrar mejor todo lo ocurrido.

Algunas pautas para el manejo del duelo con los hijos:

1. Decir siempre la verdad. Es aconsejable que el niño se sienta parte de lo que está pasando y que sabe la misma verdad que todos. Siempre adaptando el lenguaje y las expresiones. Sobre todo intentando encontrar un momento oportuno para hacerlo (normalmente cuando esté tranquilo y en un lugar agradable y sereno).

2. Dar un mensaje que pueda entender, sin metáforas complicadas. Los más pequeños absorben cantidades limitadas de información, por eso las explicaciones han de ser breves y sencillas. El niño tiene que entender bien lo que ha ocurrido, por eso, si se usa alguna metáfora como “el abuelo está en el cielo” o “ahora es una estrella” debemos cerciorarnos de que ha entendido la metáfora. 

3. Hacer visibles las propias emociones sin ocultaras. La muerte puede suponer un tabú hoy en día y hablar de ello supone remover sentimientos. Si se aísla al niño de las emociones de los adultos, no comprenderá bien lo que está ocurriendo y puede llegar a hacer conclusiones como “si mamá o papá no hablan de eso, es porque es algo malo, y es mejor no hablar de eso” o “no puedo hablar de eso porque se ponen tristes”.

4. Enseñar al niño a manifestar sus emociones. Es necesario enseñarle al niño que, si ha ocurrido algo malo, es normal que sintamos tristeza y tenemos derecho a estar tristes. Se necesita. Al igual que también explicarle que ese sentimiento se irá disipando con el paso del tiempo y ese sentimiento de tristeza se irá transformando y se convertirá en nostalgia.

5. No dejar a los niños al margen de las ceremonias de despedida. Es importante explicarle al niño que, si existe una ceremonia de despedida, puede ir y puede no ir. Hacerle partícipe de la elección de la ceremonia y la libertad de elección, siempre le ayudará a integrar el acontecimiento, tanto si acude como si no acude. Prohibirle de acudir es tan sólo parte del instinto de cuidado y protección de los padres hacia los hijos.

Sara Montealegre

Psicóloga

Puedes leer otro artículo en: http://psicologoinfantil.es/psicologo-madrid-implicacion-parental-en-terapia-infantil/

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.

A %d blogueros les gusta esto: