Distimia y tristeza

Distimia y tristeza

Hemos pasado por una situación compleja. El confinamiento nos ha puesto a todos a prueba. ¿Cómo lo has pasado tú?

Probablemente la primera semana, no te lo creías, parecía una película o serie de televisión. Según pasaban los días, la segunda y tercera semana, empezaste a hacer cosas que te apetecían. Cosas nuevas como deporte o algún hobbie. Y como no cocinar. Siempre y cuando, tu teletrabajo, o niños, te lo permitían.

Hemos pasado por diferentes etapas. Por estados de ansiedad, incredubilidad. Miedo, agotamiento o euforia. Y ahora ¿qué?. ¿Te levantas como sin ganas?. ¿Cuesta más centrarse o tomar decisiones?. Tal vez, ¿parece que no tienes energía?. Probablemente estés en un estado de tristeza o distimia. Y ¿por qué?. Como consecuencia de un estrés mantenido en el tiempo.

Hemos estado 3 meses en un estado de incertidumbre. Una situación en la que estamos en constante duda y con exceso de información. Todo ello ha llevado a que el organismo, y nuestro cerebro, esté en un estado de estrés mantenido en el tiempo. Sin saber qué va a ocurrir, esperando noticias nuevas. Elaborando planes y tomas de decisiones en una situación de incertidumbre.

Todo ello ha llevado a estemos en un estado de activación fisiológica mantenido. Esperando a solucionar un posible problema. Esto ha llevado a que haya un sobreesfuerzo fisiológico. Hemos estado «caminando por la selva en busca de un león durante 3 meses». Por lo que nuestro cerebro está agotado psicológicamente. Necesita buscar otras cosas. De ahí el agotamiento y la tristeza como consecuencia de la sobreactivación. ¿Qué podemos hacer?. Lo veremos

Belén Pozo

Psicóloga Sanitaria

Puedes leer otro artículo en: http://psicologoinfantil.es/psicologia-mindfulness-consejos-ser-feliz/

Deja una respuesta

Tu email nunca se publicará.

× ¿Cómo podemos ayudarte? WhatsApp
A %d blogueros les gusta esto: