Psicólogo consulta celos entre hermanos, qué hacer

Psicólogo consulta celos entre hermanos, qué hacer

 En las familias con dos o más hijos, la rivalidad y conflictos entre hermanos suelen ser el tema principal en la dinámica. Muchos padres se sienten perdidos y no saben cómo ayudar a gestionar emocionalmente en ciertas situaciones a sus hijos.

Los celos son un sentimiento que derivan de la envidia y de la angustia. En este artículo te damos unos consejos.

Sienten que su hermano le está quitando la atención, afecto y cuidado que necesita de sus padres.

Este sentimiento viene influido y cargado de distorsiones cognitivas. Lo que lleva al niño a comprender y contemplar de manera negativa e incorrecta, las relaciones de su hermano/os hacia sus padres y hacia él. Que desencadenará en que se perciba en una posición de inferioridad e incluso sintiendo cierto abandono.

Algunas ideas sobre los mismos para ver después unos consejos de actuación.

De dónde surge la emoción

Esta reacción emotiva que sienten muchos niños, es un sentimiento real. Sin duda, este es percibido en ocasiones de manera objetiva sobre las situaciones que van viviendo, causando malestar emocional y una elevada frustración.

En otros casos, este sentimiento surge de la imaginación y de la incorrecta interpretación de las situaciones. Los celos pueden estar influenciados por el tipo de comunicación familiar y por la relación afectiva entre los hermanos.

Origen de los celos

Es importante saber que los celos se encuentran dentro de los estadios normales del desarrollo, no hay que darle importancia si son circunstanciales. A priori, acaban desapareciendo con el tiempo. Aun así, hay que estar atentos cuando estos ataques son exagerados y prolongados. Pues, estas conductas pueden llegar a afectar y alterar la convivencia y el desarrollo normal del niño.

Qué pasa con los celos

Si esto sucede, puede influir en el desarrollo de la personalidad. Dando lugar a rasgos diversos como una agresividad incontrolada, inseguridad, envidia, comparaciones, afectación a las relaciones interpersonales e incluso regresiones a otras etapas.

Muchas pueden ser las causas que puedan llegar a disparar este sentimiento. Por lo que es importante tener en cuenta la edad, la historia,  personalidad, factores ambientales, estilos comunicativos, llegada de un hermano, etc.

Cómo gestionarlos

Consejos que pueden ayudar a reducir los celos entre los hermanos:

-Valorar y observar las situaciones en las que el niño siente celos.  Enseñarle estrategias para que pueda actuar. Modificar distorsiones cognitivas que activan este sentimiento. De este modo, se favorecerá la disminución de estas conductas y se vaya diluyendo la rivalidad.

-Fomentar el tiempo de actividades en familia. El tiempo de calidad y unión de todos los miembros de la familia, hace que se restablezca y mejore la comunicación. Así, se desarrollan nuevos lazos afectivos y aparición de emociones positivas.

-Aplicar extinción de la atención. Esta conducta suele estar acompañada de desobediencia o rabietas, conductas disruptivas. Si el niño aprende que con su manera de actuar sus progenitores estarán centrados en él, hará que lo mantenga.

-Evitar entablar una comunicación de comparación y de diferenciación. Fomenta la rivalidad y el resentimiento entre los hermanos.

-Buscar un equilibrio e intentar ser equitativos. En tiempos, en tareas, premios y consecuencias.

-Actuar con tranquilidad. Ante las conductas de celos no expresar riña, ni decepción.  Cuando se haya calmado, se puede dialogar con él para abordar lo ocurrido. Después a intentar enseñarle nuevas alternativas de respuesta.

Rocío Delgado

Psicóloga Sanitaria

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.

A %d blogueros les gusta esto: