La disgrafía y sus características

La disgrafía y sus características

La guía de consulta de codificación, clasificación y diagnóstico de trastornos mentales (DSM V), describe la disgrafía:

  • Dentro del apartado de trastornos del desarrollo neurológico.
  • Más específicamente dentro del apartado “trastorno específico del aprendizaje”.
  • Trastorno específico del aprendizaje con dificultad en la expresión escrita: 315.2 (F81.81).
  • Donde hay una dificultad en el aprendizaje y en la utilización de las aptitudes académicas:
  • Corrección gramatical y de la puntuación: errores gramaticales o de puntuación en una oración o problemas para organizar párrafos,…
  • Claridad u organización de la expresión escrita: ideas expresadas con poca claridad,…
  • Dificultad ortográfica: añadir, sustituir u omitir vocales o consonantes,…
  • Estas dificultades pueden persistir por lo menos durante seis meses a pesar de los tratamientos dirigidos a las mismas.
  • Estas dificultades pueden no manifestarse en su totalidad hasta que las demandas de dichas aptitudes superan las capacidades limitadas.
  • Las aptitudes académicas están por debajo de lo esperado para la edad cronológica.
  • Se produce una interferencia respecto el rendimiento académico o laboral o con las actividades del día a día.

A continuación, se enumeran algunos de los signos que podrían indicarnos la presencia de una posible disgrafía:

  • En un texto escrito, hay una o varias letras que no se reconocen.
  • La escritura es ambigua, lo cual puede generar confusión a la hora de distinguir las letras escritas.
  • La escritura da sensación de suciedad.
  • Los óvalos de las letras son dobles.
  • La orientación de las letras varía, variando a veces hacia la derecha y otras hacia la izquierda.
  • Se realizan uniones extrañas entre letras como por ejemplo, que se junten los grafemas sin zonas de unión.
  • Cuando se intenta unir una letra con otra, se utilizan prolongaciones desmesuradas.
  • La dirección en el trazado no es la adecuada.
  • Se cometen errores de precisión.
  • Las letras pueden aparecen muy anchas y no se respeta su altura.
  • El trazado es muy irregular y presenta oscilaciones.
  • El tamaño de la letra dentro de una misma palabra puede ser muy pequeño en comparación con las demás.
  • Los trazos ovalados tienen imperfecciones irregulares.
  • Si se divide la escritura en tres zonas (inferior, media, superior), la proporción de las mismas no es adecuada. Una zona puede ser mucho mayor que otras o lo contrario, zonas muy por debajo del tamaño deseado.
  • El tamaño de las letras mayúsculas es desproporcionado.
  • Irregularidad en general en el tamaño a lo largo de todo el texto escrito.
  • Los renglones no respetan la horizontalidad de la hoja y se tiende a escribir de manera ascendente o descendente.
  • En un mismo renglón, se producen bajadas y subidas.
  • No se respetan los márgenes de la hoja. Ni el de la derecha, ni de la izquierda, ni el superior y ni el inferior.
  • La separación entre palabra y palabra es irregular (insuficiente, distancias grandes).
  • El espacio entre los renglones se muestran a veces mínimo y otras veces la distancia es muy grande.

Miriam Benavides

Psicóloga sanitaria.

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.

A %d blogueros les gusta esto: