Memoria de reconocimiento en el primer año de vida

Memoria de reconocimiento en el primer año de vida

La gran mayoría de las personas, comentan que sus primeros recuerdos pueden situarlos a los tres/cuatro años de edad. Aunque también hay casos de personas que sitúan sus primeros recuerdos en torno a los dieciocho meses de edad. Y, otras, recuerdan episodios en torno a los ocho años de edad.

Los niños desde el momento de su nacimiento, pueden reconocer sonidos, imágenes u olores relacionados con sus experiencias. De hecho, los bebés, a las pocas horas de nacer, son capaces de reconocer la voz materna. Pero también, si se les da el pecho, el olor corporal de su madre será reconocido por el pequeño. También el sabor de la leche o, el calor del pecho materno.

La memoria de reconocimiento está entonces presente prácticamente desde el momento del nacimiento. Aunque durante el primer año de vida continúa su maduración. Con dos meses, aprenden que moviendo sus pies pueden zarandear por ejemplo, un juguete móvil atado a sus piececillos. Y son capaces durante tres días, de almacenar esta información. Pero pasado este tiempo, incluso 24 horas después, al cambiar por ejemplo la forma del juguete, dejarán de reconocerlo. Y ello, debido a que son muy sensibles a los cambios ambientales.

Con la edad y el crecimiento paulatino en la “velocidad del tratamiento amnésico”, la capacidad del niño para retener información, irá aumentando.

La memoria de reconocimiento y la de recuerdo, es diferente. “Recordar, es recuperar una estructura cognitiva consolidada según la experiencia pasada, en ausencia de dato perceptivo que sostenga la misma”. En el recuerdo, el estímulo no se encuentra físicamente y se ha de recuperar de la memoria. En el reconocimiento, hay un estímulo, físicamente presente, y se ha de determinar si es o no conocido. Y, aunque esta capacidad, está presente en el nacimiento, los recuerdos son más difíciles de determinar.

Información obtenida de: Soprano, A.M., Narbona, J. (2007). La memoria en el niño. Barcelona: Elsevier Masson.

Miriam Benavides

Psicóloga Sanitaria

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.

A %d blogueros les gusta esto: