Por qué las parejas no se separan

Por qué las parejas no se separan

Cada vez es más común que al centro acudan niños que comenten que sus padres tienen riñas continuas o se muestran indiferentes el uno con el otro. Estas situaciones emocionales afectan a los niños en diferentes niveles. Disminuye el rendimiento académico, se muestran inseguros o agresivos.

En muchos casos cuando se plantea a los padres esta situación, les quitan importancia o desconocían que sus hijos eran conscientes. Los niños son más observadores y sensitivos de lo que el adulto cree. Y las situaciones familiares que se generan afectan a los niños en todos sus ámbitos.
Una vez trabajado la concienciación del problema, se plantea a los padres el acudir a terapia de pareja. Y una vez en terapia cuando sale el tema de una posible separación las justificaciones son similares. No podemos hacerle eso a los niños. Queremos intentarlo por ellos. Pero ¿qué les hace más daño?. ¿Estar con sus padres que no se muestran cariño o incluso discuten todos los días?. O por el contrario ¿estar con sus padres separados pero sin tanta tensión?.

Lo cierto es que todos los niños quieren que sus padres estén juntos, pero no a cualquier precio. Es cierto que una separación es dura para un niño, pero ellos son más resilientes de lo que creemos. Antes de tomar decisiones hay que cerrar los ojos y volver a la infancia. Ser tú tu hijo, ¿qué te gustaría? ¿cómo te sentirías mejor?,

Deja atrás tu yo, y ponte en el tú.

Belén Pozo

Psicóloga Sanitaria

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.

A %d blogueros les gusta esto: